Tiempo de balance

Quedan apenas once sesiones para cerrar el ejercicio y el 2013 ha sido desde el punto de vista bursátil bastante mejor de lo esperado. Tanto es así que tras la impresionante subida que tuvimos desde finales de junio hasta finales de octubre con una revalorización cuatrimestral del Ibex 35 superior al 26 %, que fue superada con creces por algunos valores, fueron muchos los gestores e inversores que dieron el año por finalizado, haciendo caja o cubriendo sus posiciones, al confirmarse la noticia de que por fin habíamos conseguido salir de la recesión, aunque fuera creciendo solamente una tímida décima.

Es por ello que el tradicional y famoso Rally de Navidad, cuyo fundamento teórico es la tardía aportación de los españolitos con capacidad de ahorro a los planes de jubilación y pensiones, este año ha sido suspendido, entre otros motivos por falta de patrocinadores, y en su lugar será sustituido por un descenso nocturno con antorchas por la pista de las plusvalías realizadas, procurando no gastar muchas energías porque todo parece indicar que todavía queda por realizar una larga travesía de esquí de fondo.

La apertura con hueco de continuidad bajista, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo de los 9.245 y el máximo de los 9.370, para acabar cerrando en los 9.272 puntos. Mal cierre por estar situados por debajo de la media de la sesión y por seguir alejados de las referencias de control más cercanas.

El aspecto técnico sigue complicado, y todo parece indicar que salvo formación de un posible doble suelo en torno a la zona de los 9.240 puntos, que se convierte en el único clavo ardiendo al que sujetarnos para iniciar un rebote, es mejor a seguir esperando a definir entre el soporte y la resistencia más cercanos que estarían situados alrededor de los 9.060 y de los 9.440 puntos.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.060 o recuperación de los 9.440 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 5 al 12), finaliza con un retroceso de 120 puntos, equivalentes a una pérdida del 1,28 %, que deja al Ibex 35 con una subida de 1.105 puntos, que suponen una plusvalía anual del 13,52 %.

Telefónica. Nuestro gozo en un pozo ya que sin el apoyo de Matilde es casi imposible que el Ibex 35 remonte el vuelo. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 11,50 euros.

Santander. Cada vez más cerca del soporte de la media docena de euros al que me refería en el comentario de la semana pasada y que se convierte en su prueba de fuego. Liquidez salvo apoyo en la zona de los seis euros o recuperación de los 6,20.

BBVA. Confiando en que no se derrame la crema del bizcocho y que no pierda el ocho. Liquidez salvo apoyo en la zona de los ocho euros o recuperación de los 8,30.

Iberdrola. Parece que ha aguantado con fuerza el último chaparrón. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,30 o recuperación de los 4,50 euros.

Repsol. Sigue amarrado al duro banco de la mayoría de edad y de momento se niega a perderla, por lo que dejo sus referencias igual que el jueves pasado. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 17,50 o recuperación de los 18,20 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.