Adiós soporte, adiós

Hoy se ha juntado el hambre con las ganas de vender, y el escenario ha vuelto a complicarse llevándose por delante un montón de ilusiones y por supuesto de plusvalías. Las palabras de Draghi unido a unos buenos datos macro de la economía americana han ayudado a formar la tormenta perfecta para continuar descargando papel, acelerando la corrección iniciada hace unas pocas sesiones cuando no pudimos recuperar la cota mítica de los diez mil puntos.

El BCE ha dejado intactos los tipos de interés, aprovechando para leer la cartilla a los bancos, sin nombrar a ninguno, y decirles que ya está bien de invertir en deuda el dinero que les prestan casi sin coste, ya que se supone que esa liquidez debería llegar a la economía real; siempre y cuando tengan garantías de devolución, que no están los tiempos para que siga creciendo el parque de morosos.

El descenso del paro y el dato del PIB trimestral en EE.UU, bastante mejor de lo esperado, han sido la otra variable que ha podido influir en las caídas de la sesión. Si mejora la economía, posiblemente cesará antes la política de estímulos que la FED ha estado aplicando últimamente y que ha ayudado a los índices americanos a marcar nuevos máximos históricos, prácticamente sesión tras sesión. Por extraño que pueda parecer, las buenas noticias para la economía han resultado hoy ser malas para los mercados.

La apertura plana y con dudas, oscilando la jornada entre el mínimo de los 9.384 y el máximo de los 9.583, para acabar cerrando en los 9.392 puntos. Mal cierre por estar situados por debajo de la media de la sesión y por haber todas las referencias de control a las que me refería en el último comentario.

El aspecto técnico ha vuelto a complicarse, al quedarnos sin zonas de soporte desde las que intentar el rebote, por lo que sería muy prudente hasta definir el siguiente movimiento en el nuevo rango en el que deberíamos movernos y que en teoría estaría limitado por el nuevo soporte en torno a los 9.040 y la resistencia en 9.560, con un pivote intermedio de control situado alrededor de los 9.200 puntos.

La recomendación de carácter general pasa a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.040 o recuperación de los 9.560 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 28 al 5), finaliza con un retroceso de 4680 puntos, equivalentes a una pérdida del 4,74 %, que deja al Ibex 35 con una subida de 1.225 puntos, que suponen una plusvalía anual del 14,99 %.

Telefónica. Por fin se ha decidido a bajar a buscar apoyo hasta la zona de los 11,50 donde ha dado señal de compra y desde donde debería rebotar, aunque solo fuera por motivos técnicos. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 11,50 euros.

Santander. Ha sido arrastrado, igual que el resto de los valores, por la nieve ladera abajo, saltando todas las referencias de soporte. Liquidez salvo apoyo en la zona de los seis euros o recuperación de los 6,30.

BBVA. Parecía que iba a ser capaz de aguantar el chaparrón pero al final ha resbalado al no poder aguantar tanta responsabilidad. Liquidez salvo apoyo en la zona de los ocho euros o recuperación de los 8,50.

Iberdrola. Al final también sufrió un calambre. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 4,30 o recuperación de los 4,50 euros.

Repsol. Saltaron sus soportes de referencia diluidos en la tempestad como lágrimas en la lluvia. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 17,50 o recuperación de los 18,20 euros.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.