Pavo, pavito, pavo eh

Los americanos han celebrado su día de Acción de Gracias, disfrutando, los que pueden, comiéndose un pavo reunidos en torno a la mesa familiar, preparando en los postres su lista de compras navideñas, que se inician oficialmente hoy en el llamado viernes negro, “black friday”.

Tradicionalmente el aumento o disminución de las ventas en la famosa cadena de tiendas Wal Mart ese día, suele ser un importante indicador seguido por numerosos operadores y analistas de Wall Street; y los años que el dato es bueno, o mejor de lo esperado, es también la señal de salida para el famoso Rally de Navidad.

La colonización cultural es tan salvaje, que no contentos con la incorporación de Halloween con su truco o trato, y sus cada vez más importantes ventas de disfraces y golosinas; la mayoría de nuestros grandes almacenes y tiendas de ropa, han acogido encantados la celebración de este viernes, y como pueden leer en otras secciones de este mismo medio, anuncian rebajas y promociones especiales. Y como dice una mujer a la que quiero mucho, como sigamos a este ritmo, sólo es cuestión de tiempo que acabemos comiéndonos el famoso pavo, incluso viendo al Presidente de nuestro Gobierno indultando a alguno.

La apertura con hueco de continuidad alcista, que continúa abierto, consolidando el escenario, oscilando la jornada entre el mínimo de los 9.814 y el máximo de los 9.892, para acabar cerrando en los 9.859 puntos. Buen cierre por estar situados por encima de la media de la sesión y por seguir cada vez más alejados de todas las referencias de control.

El aspecto técnico sigue lateral alcista y esta semana ha vuelto a mejorar considerablemente al conseguir dejar atrás una resistencia importante en la zona de los 9.750 puntos, que nos impedía seguir avanzando y que una vez derribada, deja libre el camino hacia nuevos posibles máximos anuales.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 9.720 o si no podemos con los 10.030 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.690 y de los 9.530 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 21 al 28), finaliza con un avance de 260 puntos, equivalentes a una ganancia del 2,71 %, que deja al Ibex 35 con una subida de 1.692 puntos, que suponen una plusvalía anual del 20,72 %.

Telefónica. Sigue muy floja, descansando de los importantes avances del último cuatrimestre, y da la impresión, aunque por supuesto puedo equivocarme, de estar esperando agazapada para dar el relevo a los dos grandes bancos, cuando empiecen a cansarse. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 11,50 o recuperación de los 12,20 euros.

Santander. Parece que el rebote iniciado en la zona de los 6,30, intenta llevarle hasta los 6,80 donde en teoría debería volver a jugársela. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 6,40 para los medioplacistas o no pierda los 6,50 para los perfiles más inquietos.

BBVA. Intentando que su colega cántabro no reduzca diferencias, pero igualando el paso, ya que son los dos bueyes que están tirando con más ganas del carro del Ibex 35. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,50 para los medioplacistas o no pierda los 8,70 euros para los más inquietos.

Iberdrola. Ni sufre ni padece, pero está semana se ha quedado atascada en el barro, disfrutando de los laureles, de hecho no hace falta modificar las referencias. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,60 para los medioplacistas o no pierda los 4,70 euros para los inquietos.

Repsol. La solución argentina respecto a YPF, y la no defenestración de Brufau, ha sido bien acogida por los accionistas, tal vez porque no conozcan la tradición morosa de los “tanguistas”. Mantener mientras sif¡ga cerrando por encima de la zona de los 18,80 o no pierda los 19,20 euros para los perfiles más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.