El Ibex bipolar

Draghi se ha encargado de cargarnos las pilas con su inesperada decisión de bajar los tipos de interés un cuartillo, disparando la euforia que nos ha llevado a acariciar casi de nuevo los máximos anuales; liderados por los dos grandes bancos que se revalorizaban como los salvavidas en el hundimiento del Titanic, o como las acciones de Twitter el día de su salida a bolsa que han llegado a cambiarse a 50 dólares con una subida superior al 92 % en el momento de escribir esta crónica, aunque lo más interesante será comprobar el precio de cierre.

Sin embargo las respuestas respecto a las expectativas de inflación en la rueda de prensa posterior a la bajada de tipos; unido a un buen dato del PBI americano que hace crecer las dudas sobre la continuidad de las medidas de estímulo por parte de la FED; sin olvidar las importantes plusvalías acumuladas en apenas unos instantes, han precipitado las órdenes de venta llevándonos de nuevo a la sección de lamentos, fados y lloriqueos.

Resumiendo: una sesión de ida y vuelta de las que crean afición y enganchan por los subidones de adrenalina, o de las que te alejan definitivamente del mercado porque no hay quien aguante sus movimientos ni cartera que lo resista.

La apertura con hueco de agotamiento de subida, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo de los 9.712 y el máximo de los 10.025, para acabar cerrando en los 9.740 puntos. Mal cierre por estar situados por debajo de la media de la sesión y por haber perdido la importante referencia de control situada en torno a los 9.830 puntos.

La recomendación pasa a ser contradictoria, ya que para los perfiles más inquietos pasa a ser la de LIQUIDEZ, o cortos los que los trabajan, salvo apoyo en la zona de los 9.690 o recuperación de los 9.830 puntos. Y para los moderados y conservadores sigue siendo la de MANTENER mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 9.690 y de los 9.410 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 31 al 7), finaliza con un retroceso de 167 puntos, equivalentes a una pérdida del 1,69 %, que deja al Ibex 35 con una subida de 1.573 puntos, que suponen una plusvalía anual del 19,26 %.

Telefónica. Ha descontado el precio los 35 céntimos del dividendo por lo que hay que ajustar sus referencias. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 12,10 para los medioplacistas o no pierda los 12,30 euros para los perfiles más inquietos.

Santander. Curiosamente y como comentaba estas últimas semanas, la barrera de los 6,80 sigue resultando infranqueable. Hoy en plena euforia ha marcado un máximo en 6,76. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,40 euros.

BBVA. Ha perdido su soporte en la zona de los 8.80 bajando a buscar apoyo en la cota de los 8,40, donde ha marcado su última señal de compra. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 8,40 para los medioplacistas o no pierda los 8,50 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Se recomienda sola, por fin parece que tiene fuerzas suficientes para alejarse del pozo de los cuatro euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,50 para los medioplacistas o no pierda los 4,60 euros para los inquietos.

Repsol. La cercanía de los veinte euros, unido a la publicación de unos resultados peores de lo esperado, le ha hecho perder sus últimos avances por los que sus referencias siguen siendo las mismas de hace dos semanas. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 18,90 para los medioplacistas o no pierda los 19,10 euros para los perfiles más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.