Sangría de verano

La escalada de violencia en Siria con la posible mayor internacionalización del conflicto. La revisión del PIB dos décimas a la baja por parte del INE para 2012, con la consecuente incidencia en los datos de deuda y déficit. Las importantes plusvalías acumuladas desde finales de junio. El escaso volumen negociado durante las últimas sesiones de subida. El descenso del paro en Estados Unidos con la posible finalización o reducción de las medidas de estímulo que tanto han ayudado a los mercados. La subida de la morosidad en España oportunamente maquillada por el fantasma del SAREB. Etc, etc… Han sido ingredientes más que suficiente para derretir las últimas subidas, porque nos guste o no, y me encantaría equivocarme, el único brote verde que vemos y tocamos, es el de las hojas de hierbabuena que algunos le añaden a la sangría o al tinto de verano.

El aspecto técnico se ha deteriorado pero sin perder el bronceado de verano. El apoyo en la zona de los 8.300 – 8,280 parece haber sido castigo suficiente y la recuperación en los cierres de la importante zona de los 8.390 puntos ha hecho el resto; por lo que modifico todas las referencias de control respecto al comentario de hace dos semanas. Por arriba la superación de la cota de los 8.520 puntos nos haría volver a ganar la chochona de la feria alcista, y por abajo la pérdida al cierre de los 8.190 puntos nos sumiría de nuevo en la depresión más profunda, invitándonos a seguir viendo a los toros (o a los osos) desde la barrera.

La apertura con hueco de agotamiento de caída, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo de los 8.354 y el máximo en los 8.458, para acabar cerrando en los 8.432 puntos. Buen cierre por hacerlo por encima de la media de la sesión, y por seguir respetando las nuevas referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.390 o si no podemos con los 8.520 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.220 y de los 8.190 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 22 al 29), finaliza con un retroceso de 198 puntos, equivalentes a una pérdida del 2,29 %, que deja al Ibex 35 con una subida de 265 puntos, que suponen una plusvalía anual del 3,24 %.

Telefónica. Ha perdido la zona de soporte a la que me refería en el último comentario y ahora sobre los 10,30 tiene el dique de contención más cercano. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 10,50 euros.

Santander. No supo soportar la avalancha de papel perdiendo casi todo lo ganado durante las pasadas semanas. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 5,50 euros.

BBVA. Sigue fuerte y ha rebotado desde la cama elástica en torno a los 7,10. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 7,20 para los medioplacistas o no pierda los 7,30 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. No pudo con la resistencia situada en torno a los 4,30 y ha vuelto a bajar en busca de apoyo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 4,10 euros.

Repsol. Los vientos de guerra aconsejan invertir en petróleo y ataúdes. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,60 para los medioplacistas o no pierda los 17,90 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.