El Ibex se dedica a sestear

Nuestro índice sigue consolidando los avances y como buen hispano se dedica a sestear durante la mayoría de las sesiones, que para eso estamos en agosto y numerosos operadores se encuentran de vacaciones, por lo que la volatilidad y el volumen se han reducido considerablemente. Se acerca la lluvia de estrellas de las lágrimas de San Lorenzo para este fin de semana y todo parece indicar que en lo que al mercado se refiere, han podido ser enjugadas antes de lo previsto, aunque el camino hacia los dieciséis mil puntos de los máximos de antes de que estallase la crisis será largo y tortuoso como decían Los Beatles en su famosa canción.

Avanza agosto como los flotadores por el río perezoso de un parque acuático, pero no hay cascadas ni precipicios cercanos por los que despeñarse. Sobre todo si la prima de riesgo sigue relajándose camino de los 250 puntos, por lo que sospecho que las crónicas y comentarios bursátiles seguirán siendo tan aburridas como el propio mercado, que tiempo tendremos de echar de menos en otoño esta tediosa tranquilidad.

El aspecto técnico sigue mejorando y pese a que los índices americanos han dado estas últimas sesiones alguna señal de agotamiento, y si recortan al ser los que marcan el rumbo, podrían arrastrarnos tras ellos, parece que aquí hay ganas de recuperar los euros perdidos y si nos comparamos con las bolsas europeas, subimos más que ellos los días de fiesta y bajamos menos los días que toca deslizarse por el tobogán, lo que no deja de ser una señal de fortaleza dentro de la debilidad que supone estar todavía alejados casi el 100 % de nuestros máximos históricos.

La apertura con hueco de continuidad alcista, que sigue abierto, oscilando la jornada entre el mínimo de los 8.581 y el máximo en los 8.675, para acabar cerrando en los 8.671 puntos. Muy buen cierre por hacerlo marcando casi el máximo de la sesión, y por seguir alejados de las referencias más interesantes de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.530 o si no podemos con los 8.760 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.270 y de los 8.140 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 1 al 8), finaliza con un avance de 132 puntos, equivalentes a una ganancia del 1,54 %, que deja al Ibex 35 con una subida de 504 puntos, que suponen una plusvalía anual del 6,17 %.

Telefónica: Cada vez más cerca de recuperar su equipo de fútbol al completo, camino de la zona de los 11,30 euros donde está situada su siguiente zona de resistencia. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 10,60 para los medioplacistas o no pierda los 10,80 euros para los más inquietos.

Santander: Ha cedido junto a su colega de Bilbao el protagonismos a sus hermanos medianos que se han escapado en la moto de las revalorizaciones asombrosas. Mantener mientras no pierda la zona de los 5,40 para los medioplacistas o no pierda los 5,50 para los más inquietos.

BBVA: Tacita a tacita como en el anuncio que protagonizaba hace algunos años Carmen Maura, nos limitamos a subir los stops de referencia para la recogida de la cosecha de eurillos. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los siete euros para los medioplacistas o no pierda los 7,20 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola: Parece que por fin se anima para empezar a echar chispas. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 4,10 para los medioplacistas o no pierda los 4,20 euros para los inquietos.

Repsol: Da la impresión que al no encontrar trabajo está dispuesto a renunciar a la mayoría de edad volviendo a ser la chica del diecisiete. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,80 para los medioplacistas o no pierda los dieciocho euros para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación