(Re)Nacidos el 4 de julio

La sesión transcurría de lo más monótona y aburrida, en el filo de la navaja de los 7.800 puntos, mirando de reojo hacia el precipicio como el funambulista que consiguió atravesar hace unos días el Gran Cañon del Colorado, cuando las palabras de Draghi, posteriores a la decisión de dejar sin tocar el precio del dinero, consiguieron meternos de nuevo en el partido. Fue nombrar lo de los tipos bajos y el Ibex se apuntó a la fiesta de los cohetes, con tanto entusiasmo que a veces parecía que se refería a los jugones de la selección de fútbol en lugar de a los de interés, consiguiendo llevarnos en volandas hasta la reconquista de los ocho mil.

El aspecto técnico ha vuelto a mejorar notablemente, y sin pasar de la depresión a la euforia o viceversa, que se ha convertido en uno de los defectos más comunes entre los participantes en el mercado; no podemos olvidar que la situación sigue siendo muy delicada y los resultados de junio con una pérdida del 6,71 %, y del semestre con el 4,96 % no invitan precisamente al optimismo, y más si tenemos en cuenta que hay numerosos analistas que siguen considerando a la bolsa como un indicador adelantado de la realidad económica.

La apertura con hueco de agotamiento de caída, que sigue abierto animando el escenario, oscilando la jornada entre el mínimo de los 7.780 y el máximo en los 8.035, para acabar cerrando en los 8.002 puntos. Buen cierre por estar situados por encima de la media de la sesión, y por seguir teniendo suficientes referencias de control para interpretar la brújula.

La recomendación de carácter general es la de MANTENER las posiciones ganadoras: los inquietos mientras no perdamos la zona de los 7.920 o si no podemos con los 8.160 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de la zona de los 7.820 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana, (del jueves 27 al 5), finaliza con un avance de 158 puntos, equivalentes a una ganancia del 2,01 %, que deja al Ibex 35 con una caída de 165 puntos, que suponen una minusvalía anual del 2,03 %.

Telefónica. Al igual que en la semana anterior, bajó a buscar apoyo en el soporte de los 9,60 euros (mínimo 9,53), desde donde ha vuelto a rebotar con fuerza. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,80 para los medioplcistas o no pierda los diez euros para los más inquietos.

Santander. Fue a visitar la cota de los 4,80 para volver a chocar esos cinco con el mercado. Mantener mientras no pierda la zona de los cinco euros para los medioplacistas o no pierda los 5,10 para los más inquietos.

BBVA. Imitando a Matilde el acercamiento a la cota de los 6,30 hizo cambiar la salida de papel por la entrada de dinero. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,40 para los medioplacistas o no pierda los 6,60 euros para los más inquietos.

Iberdrola. En plena ampliación del dividendo y los 13 céntimos del mismo han distorsionado sus referencias. Mantener mientras siga cerrando por encima de los 3,80 para los medioplacistas o no pierda los 3,90 euros para los inquietos.

Repsol. Es curioso al leer las referencias de la semana pasada, lo similar que ha sido esta. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 16,20 para los medioplacistas o no pierda los 16,80 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y hasta el 25 de julio, ya que estaré dos semanas de vacaciones.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.