Sigue tocando mantener

Empieza el 2013 y el Ibex 35 despierta y crece, debatiéndonos entre los efectos del abismo fiscal americano y el precipicio social hispano, por el que cada vez se despeñan más ciudadanos con los sueños y las esperanzas rotas. Baja el paro registrado y más de uno lanza las campanas al vuelo presumiendo de gestión y brote verde, olvidando que las afiliaciones a la Seguridad Social han bajado y algo chirría en los datos oficiales, que llevan años desprestigiados respecto a la fiabilidad de la EPA. Imagino que entre los buscadores de empleo que se cansan de sellar, los que deciden ampliar su formación y los que emigran, igual se ha dado de baja más de uno en las oficinas del INEM y así cuadran mejor los datos.

La bolsa ajena a la realidad, sigue su curso alcista, una vez consolidado el campamento base de los ocho mil puntos, camino de cotas más altas. Hay que tener en cuenta que nuestro bolsín ha sido el que peor comportamiento ha tenido durante el ejercicio que acabamos de cerrar incluyendo todos los índices, (para que la cuenta fuera perfecta habría que sumarle dividendos y descontarle inflación). Y eso por extraño que parezca, sirve de reclamo, para el dinero sin fronteras que busca oportunidades de beneficio. Sería algo así como los perros del Ibex, a los que me he referido en alguna ocasión, pero a nivel mundial. El problema es que esa liquidez viajera, no tiene vocación de permanencia y huirá con la misma rapidez en cuanto huela una nueva oportunidad de negocio en cualquier lugar del mundo.

El aspecto técnico continúa progresando adecuadamente, encadenando desde finales de julio cinco meses de subida con una revalorización cercana al 20 %, que hace las delicias de los que se incorporaron a esos niveles, y no sienta nada mal al ejército de pillados que al no salir en su momento, se consuelan con el cobro del dividendo, aunque en muchos casos sea vía derechos de papel, que siempre pueden venderse en el mercado. La frontera de la tranquilidad, como comentaba la semana pasada, ha quedado atrás y estaría situada actualmente sobre los 8.140 puntos, por lo que me lo tomaría con calma, limitándome a disfrutar de la crecida de beneficios, mientras no perdamos al cierre esa referencia de control.

La apertura con hueco de agotamiento de subida, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 8.334, y el máximo de los 8.422, para acabar cerrando en 8.403 puntos. Buen cierre por estar situados por encima de la media de la sesión, y por seguir respetando todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 8.140, (super inquietos 8.270), o si no podemos con los 8.450 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 8.070 y de los 7.940 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 27 al 3), finaliza con un avance de 122 puntos, equivalentes a una subida del 1,48 %, que deja al Ibex 35 con una subida acumulada de 236 puntos, que suponen una plusvalía anual del 2,89 %.

Telefónica. Consiguió romper por fin la cota de los 10,20 euros, que por pura lógica se convierte ahora en soporte. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 10,20 para los medioplacistas o no pierda los 10,40 euros para los perfiles más inquietos.

Santander. Intentando consolidar los últimos avances. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,90 para los medioplacistas o no pierda los 6,20 euros para los más inquietos.

BBVA. Rebotó de nuevo con fuerza desde la cama elástica situada en la frontera de la tranquilidad en torno a los 6,90 euros, y galopa desbocado hacia el premio del bizcocho. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,90 para los medioplacistas o no pierda los 7,10 euros para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Descontando el dividendo y lanzado hacia la fama de sus antiguos triunfos. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los cuatro euros para los medioplacistas o no pierda los 4,10 para los más inquietos.

Repsol. Otro valor fuerte y alcista que ni se inmuta al descontar el derecho del dividendo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 15,60 para los medioplacistas o no pierda los 15,90 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y Felices Reyes.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación