El Ibex solidario

Nuestro índice hace caso omiso a las advertencias de los Mayas y se impregna de espíritu navideño ayudando con las últimas subidas a la sufrida clase media, (dicen que en España hay ocho millones de familias con capacidad de ahorro e intereses en renta variable), que ha sido machacada durante todo el ejercicio, a recuperar parte del dinero evaporado con el robo de la paga extra de los funcionarios que abundan en numerosas familias, permitiendo cambiar el texto de la carta a los Reyes Magos a última hora y de manera urgente, incluyendo de paso en la compra del super un par de langostinos más por cabeza para la cena de Navidad.

Hay ganas de terminar el año en tablas, entre otras cosas porque somos una de las pocas bolsas del mundo mundial, que a estas alturas del año continúa con pérdidas y no están las cosas para ser el farolillo rojo de la inversión internacional.

El aspecto técnico ha mejorado considerablemente, ya que por primera vez en estos doce meses, hemos conseguido atravesar lo que denomino “la frontera de la tranquilidad”, que es un indicador con el que trabajo y que ayuda a permanecer en el mercado, apagando los ordenadores, olvidándose de objetivos, limitándose a mantener las ganancias, mientras no perdamos las referencias de los soportes de control al cierre semanal, en función de las plusvalías acumuladas y de cada perfil de riesgo.

La apertura con hueco de agotamiento de subida, que fue cerrado, oscilando la jornada entre el mínimo en 8.216, y el máximo de los 8.297, para acabar cerrando en 8.264 puntos. Buen cierre por estar situados por encima de la media de la sesión, y por seguir respetando todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 7.930, (super inquietos 8.120), o si no podemos con los 8.330 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 7.840 y de los 7.650 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 13 al 20), finaliza con un avance de 247 puntos, equivalentes a una subida del 2,99 %, que deja al Ibex 35 con una pérdida acumulada de 302 puntos, que suponen una minusvalía anual del 3,53 %.

Telefónica. Matilde se ha estancado negándose a progresar adecuadamente, de hecho su recomendación no ha variado respecto al último comentario. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los diez euros para los medioplacistas o no pierda los 10,10 para los perfiles más inquietos.

Santander. Por fin ha conseguido doblar el cabo de la media docena de euros, aunque el equilibrio siga siendo inestable. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,60 para los medioplacistas o no pierda los 5,90 euros para los más inquietos.

BBVA. Ha dejado atrás su frontera de la tranquilidad situada en torno a los 6,90 euros, pero está muy cerca para echar las campanas al vuelo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,20 para los medioplacistas o no pierda los 6,90 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Ha clavado el piolet en la cota de los cuatro euros, que se convierte en una interesante referencia de control. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,80 para los medioplacistas o no pierda los cuatro euros para los más inquietos.

Repsol. Los bueyes de esta semana han sido los gemelos del norte al ser los principales beneficiados por el desatino del rescate bancario y Repsol ha cedido el testigo dejándose llevar por la inercia del esfuerzo anterior. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 15,60 para los medioplacistas o no pierda los 16,10 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.