La Bolsa cada vez con menor volumen

Finaliza el primer año con Mariano, y si nos fijamos en la frialdad de la comparación de las cifras el resultado no puede ser más deprimente. El bono a diez años unas décimas más abajo, y poco más que destacar, porque algunos datos tienen trampa, como el aumento de la competitividad, ya que ante la imposibilidad de devaluar la moneda, han continuado devaluando a los ciudadanos, especialmente a través de los salarios, que continúan perdiendo poder adquisitivo y según datos del INE el 33 % de los trabajadores cobra menos de mil euros al mes, y encima tienen que estar contentos por tener un trabajo de supervivencia en un país camino de los seis millones de parados. La inversión en I+D es inferior a la de Estonia, Eslovaquia o Portugal, por poner tres ejemplos, y las medidas de austeridad nos condenan a seguir acampados en la recesión, dificultando el cambio de rumbo, dando la impresión que nos hemos quedado, como decía un chiste que contaba mi padre… En Braga, y sin combinación.

Los derechos sociales duramente conquistados, se evaporan a mayor velocidad que los ahorros de la clase media en el mercado de valores, que ya es decir. Y el tasazo de Gallardón supone una vuelta de tuerca más, disfrazando de disuasorio lo que en realidad es alejatorio, ya que en la práctica sólo la gente con recursos abundantes podrá pleitear, sin olvidar a la cantidad de abogados de despachos pequeños, que por pura lógica pasarán a incrementar las colas del INEM. Por poner un ejemplo, si consideras que tu banco, bróker o casa de valores ha hecho algo incorrecto en las comisiones que cobra, o en cualquier incidencia de la operativa, y la cantidad a reclamar es pequeña, te va a costar más dinero recuperarla que perderla, dando de paso pie a que resurja la tradicional picaresca hispana.

¿Y la bolsa?. Bastante bien para la que está cayendo. Sin perder el rango lateral en el que se ha quedado atrapada. Cada vez con menor volumen, y con menos inversores finales, ya que la mayoría están pillados a precios mucho más altos, y los pocos que quedan con liquidez, entran y salen en rápidas operaciones, procurando quedarse los fines de semana limpios de papel y con el efectivo anotado en la cuenta corriente de su bróker, consiguiendo no perder y sobre todo dormir tranquilos, descansando mucho mejor.

El aspecto técnico ha mejorado tras el doble suelo, de los días 9 y 13 de noviembre, al que me refería en el último comentario, y todo parece indicar que si el tiempo y los índices americanos no lo impiden, conseguiremos llegar hasta la cota de los 7.960 puntos, para definir desde ahí el siguiente movimiento. Si se confirma la esperada bajada de un cuartillo en los tipos de interés por parte del BCE antes de finalizar el año, es posible que siguiéramos subiendo hasta la barrera de los 8.300 puntos. Hay que tener en cuenta que el llamado “Rally de Navidad”, solía producirse por las aportaciones de los ahorradores a los planes de jubilación y pensiones, pero me da que este año entre la nefasta gestión de la mayoría de los gestores, y lo tiesos que estamos la mayoría de los ahorradores, va a ser difícil. Por no decir imposible que se produzca, al menos por esa razón.

La apertura con hueco de continuidad alcista, que sigue abierto consolidando el escenario, oscilando la jornada entre el mínimo en 7.809, y el máximo de los 7.894, para acabar cerrando en 7.875 puntos. Buen cierre por estar situados por encima de la media de la sesión, y por seguir conservando todas las referencias de control.

La recomendación de carácter general sigue siendo la de MANTENER las posiciones ganadoras: los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 7.740 o si no podemos con los 8.180 puntos. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 7.690 y de los 7.560 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana (del jueves 15 al 22), finaliza con un avance de 180 puntos, equivalentes a una subida del 2,34 %, que deja al Ibex 35 con una pérdida acumulada de 691 puntos, que suponen una minusvalía anual del 8,06 %.

Telefónica. Sigue muy débil, si lo comparamos con el resto de los llamados blue chips, pero los los diez euros frenan la salida de papel. Mantener mientras siga cerrando por encima de esa barrera.

Santander. Ha tirado con fuerza, aunque vuelve a chocar contra la resistencia de los 5,80. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,50 para los medioplacistas o no pierda los 5,70 euros para los más inquietos.

BBVA. Continúa con ganas de marcha y ojalá le de por volver a jugar al siete y medio. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los seis euros para los medioplacistas o no pierda los 6,30 para los perfiles más inquietos.

Iberdrola. Igual que la semana pasada, tiene preparando el piolet para intentar atacar la cima de los cuatro euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 3,70 para los medioplacistas o no pierda los 3,90 euros para los más inquietos.

Repsol. Vuelve a ser el mejor de los cinco desde que tropezó con la cama elástica de los quince euros. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 15,60 para los medioplacistas o no pierda los 16,30 euros para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación