Cruzar los dedos

Seguimos más o menos igual, con las mismas dudas, aunque el cierre semanal en los mínimos anuales, invita más a la depresión que a la euforia. Hemos visto como cualquier rebote por pequeño que sea, es aprovechado por muchos inversores para abandonar el mercado en mejores condiciones, o posicionarse a la baja en aquellos valores […]