El fantasma del deudalismo

Vuelve a despertarse el fantasma del deudalismo, y el diferencial con el bono alemán se dispara hasta los temidos 200 puntos básicos. Las bolsas caen, ya que muchos inversores empiezan a sospechar que el dique infranqueable puede tener grietas estructurales, y prefieren huir hacia la tranquilidad que proporciona la liquidez, incluso asumiendo una minoría de ellos, posiciones cortas o bajistas. Mientras en la gramola suena la eurovisiva canción de Remedios Amaya… ¿Quién maneja mi barca?. Ay, ¿quién maneja mi barca?, ¿quién?. Que a la deriva me lleva, ¿quién?

Si nos fijamos en el aspecto técnico, el escenario alcista se ha deteriorado bastante. Parece mentira recordar que el viernes pasado casi tocamos los míticos once mil puntos, (máximo 10.950), cuando una semana más tarde estamos tocando madera, o cruzando los dedos, para no perder las cada vez más cercanas zonas de soporte en torno a los 10.430 puntos.

La apertura plana y con dudas, oscilando la sesión entre el máximo en los 10.647 y el mínimo en 10.484, para acabar cerrando en los 10.558 puntos. Mal cierre semanal por estar situados por debajo de la media de la sesión, aunque positivo por haber rebotado en la zona de soporte prevista.

La recomendación, tras el apoyo en la zona de los 10.480, (mínimo 10.484), vuelve a ser la de MANTENER las posiciones ganadoras: Los inquietos mientras no perdamos la zona de los 10.480 o si no podemos con los 10.650. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de las zonas de los 10.480 y de los 10.430 puntos respectivamente.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana finaliza con un retroceso de 354 puntos, equivalentes a una pérdida del 3,25%, que deja al Ibex 35 con un saldo positivo de 699 puntos, que suponen unas plusvalías anuales del 7,09%.

Telefónica: El anuncio de que no iba a aumentar el dividendo y la pérdida de cuota de mercado interno, no ha gustado nada al mercado que ha aprovechado para recoger beneficios. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,50 euros.

Santander: La subida de tipos beneficiaba en teoría al sector financiero, pero los problemas en los llamados países periféricos han vuelto a pasar factura. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 8,40 euros.

BBVA: Sus dolencias casi siempre suelen ser parecidas a las de su amigo cántabro. Liquidez salvo recuperación de la zona de los 8,60 euros.

Iberdrola: Le cuesta mucho esfuerzo ir más allá de los 6,30 euros y vuelve a bajar en busca de apoyo. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 6,10 euros.

Repsol: No pudo atacar la zona de los veinticinco euros y perdió las dos zonas de referencia mencionadas el pasado fin de semana complicando el escenario. Liquidez salvo apoyo en la zona de los 21,90 o recuperación de los 23,50 euros.

Muchas gracias y feliz fin de semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación