Campana y se acabó

Finaliza 2010, el año en que nos ajustaron alarmantemente, porque con la disculpa de la crisis, el Gobierno rendido al poder de los mercados y a las directrices de los organismos internacionales, ha apretado los tornillos hasta límites insospechados, mezclando churras con merinas y sin darnos ninguna explicación. Por ejemplo: ¿Qué tiene que ver la […]