La frontera de la tranquilidad

Hola a todos. Me las prometía muy felices, callejeando con mi familia por la Habana vieja y bañándome en las playas de Cayo Coco, pero una leve y oportuna angina de pecho, me llevó a la consulta del cardiólogo para empezar el procedimiento habitual: Prueba de esfuerzo positiva, y cateterismo para comprobar horrorizado, que mis arterias estaban más obstruidas que la democracia en nuestra querida España. Resumiendo: Me quedé sin vacaciones, y el 20 de agosto me operaron para colocarme cinco by pass, cambiando los mojitos por los calditos de pollo sin grasa del Hospital Universitario de Canarias, (donde por cierto me trataron de maravilla). Tras el tiempo de la recuperación y el descanso, vuelvo a encontrarme con las energías suficientes para asomarme de nuevo a los mercados, confiando en que sus bruscos movimientos, respeten al menos los puentes de observación.

La situación técnica sigue siendo bastante parecida a la de los últimos comentarios de principios de agosto. La frontera de la tranquilidad para permanecer o alejarse de la bolsa, sigue situada en torno a los 10.500 puntos. Por arriba, el amigo “rompetechos” sigue brillando por su ausencia; ya que si fuéramos capaces de romper la zona de los difíciles y psicológicos once mil, en teoría no habría muchos obstáculos para anular las pérdidas anuales, consiguiendo finalizar el ejercicio por encima de los 11.940 puntos. Por abajo la pérdida de los 10.500, amenazada en las últimas sesiones por la vuelta a escena de los viejos fantasmas del deudalismo, complicaría de nuevo el escenario, aunque la zona de los 9.800 puntos, con permiso de los 10.200 ha cumplido su función durante el pasado mes de agosto, (mínimo 9.773 el día 23).

La apertura del viernes, con muchas dudas, oscilando la sesión entre el máximo de los 10.748 y el mínimo en 10.418, para acabar cerrando en los 10.729. Buen cierre semanal, por estar situados por encima de la media de la sesión, y por seguir respetando la importante referencia de control de los 10.500 puntos.

La recomendación es la de MANTENER las posiciones ganadoras: Los perfiles más inquietos mientras no perdamos la zona de los 10.500 o si no puede con los 10.840. Los moderados y los conservadores mientras sigamos cerrando por encima de los 10.500 puntos.

Resumen semanal y repaso de los “cinco magníficos”.

La semana finaliza con una subida de 139 puntos, equivalentes a una ganancia del 1,31%, reduciendo la caída anual del Ibex 35 hasta 1.212 puntos, que dejan las minusvalías acumuladas en el 10,15%.

Telefónica: Sigue muy fuerte intentando consolidar la mayoría de edad, incluso con ganas de volver a tener vint anys. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,10 para los medioplacistas o no pierda los 18,10 euros para los más inquietos.

Santander: Los rumores sobre una posible ampliación de capital para financiar las nuevas aventuras expansionistas le han pasado factura durante las últimas sesiones. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 9,10 para los medioplacistas o no pierda los 9,30 euros para los más inquietos.

BBVA: Sigue, como casi siempre, el ritmo de su “gemelo del norte”. Mantener mientras no pierda la zona de los 9,80 para los medioplacistas o no pierda los 10,10 euros para los más inquietos.

Iberdrola: Continúa piano piano aunque no llega lontano. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 5,30 para los medioplacistas o no pierda los 5,50 euros para los más inquietos.

Repsol: Parece que sigue queriendo dar alegrías a sus fieles accionistas. Mantener mientras siga cerrando por encima de la zona de los 17,80 para los medioplacistas o no pierda los 18,60 para los más inquietos.

Muchas gracias y feliz fin de semana.

AVISO LEGAL: Este comentario no supone una incitación a la compra venta de acciones, son simples referencias para que cada inversor tome sus propias decisiones de inversión en función de su perfil de riesgo.

Sobre el autor de esta publicación