Para escribirte mejor (Parte Primera)

El gusto por la lectura mantenido durante años suele desembocar en algún sucedáneo de relato. Y utilizo esta palabra porque a veces no se lo dejas leer ni a tu fan número uno: tu padre, y otras veces gana el concursito literario de la asociación de vecinos. Quien más, quien menos, todos hemos intentado escribir alguna cosilla, aunque: ¿sabemos escribir?

EscrituraLa respuesta inmediata será: sí, por supuesto, pero no me refiero a si seremos capaces de hilvanar unas palabras con otras para formar frases, ya que está claro que aparte de la mayoría de estudiantes LOGSE, los demás sí tenemos esta capacidad. Quiero decir que si vuestras listas de la compra son “comprensibles” (no digáis que no soy ingeniosa) o por el contrario nadie entiende lo que redactáis. Para poder contestar a mi pregunta os propongo un pequeño ejercicio: escribid en unas doscientas palabras lo que os ha pasado hoy o lo que tenéis que hacer mañana. El paso siguiente es leerlo vosotros mismos y dárselo a leer a los mártires que os rodean.

-Si tras esta experiencia nadie sabe qué clase de día habéis tenido: SEGUID LEYENDO.
-Si todos han comprendido perfectamente el escrito: SEGUID LEYENDO.
-Si no lo ha leído nadie: SEGUID LEYENDO.
-Si no lo habéis escrito: SEGUID LEYENDO.

EscribeSe nos ha ocurrido en Gran Hermano, digo en LeerGratis.com, que no está de más dar unos cuantos consejillos para que nuestros artículos, relatos, ensayos, narraciones, descripciones, novelas, etcétera se conviertan en BestSellers. Siempre que escribamos algo deberíamos leerlo un mínimo de dos veces antes de darlo por finalizado. Es muy importante ponernos en el papel de lectores cuando hagamos esto, porque una cosa es lo que queremos decir y otra muy distinta lo que decimos. Para hacerlo bien es necesario no estar pensando en lo que hemos escrito, sino en lo que estamos leyendo. Parece un trabalenguas pero es una frase coherente y dinámica fruto de mis muchísimos años de estudio.

En las descripciones debemos huir de tópicos típicos del género infantil (no para niños, sino escrito por ellos) como: “el cielo es azul como el mar”, entre otras cosas porque si el mar es azul es porque refleja el color del cielo y éste es azul por la combinación de gases de la troposfera, y esto lo sabe todo el mundo. Además la gente lee para entretenerse, pero leer chorradas y obviedades como esta nos pone nerviosos y dejamos el relato para que lo lea la madre del que lo escribió.

Otro consejo es que tengamos cuidado con los tiempos verbales. El pasado simple es, precisamente, demasiado simple. Se puede utilizar, pero provoca cansancio en el lector y falta de ritmo en la narración, así que os aconsejamos que no lo repitáis más de dos o tres veces por cada cinco o seis líneas.

En cuanto a la adjetivación hay varios puntos de vista que pueden ser utilizados dependiendo de lo que se pretenda. Si lo que queremos es que el lector se detenga en cada uno de los objetos descritos y los imagine exactamente como nosotros los vemos, entonces se puede abusar de los adjetivos, pero teniendo en cuenta que paraliza la acción narrativa. Por eso en novelas o relatos donde la acción es trepidante resulta difícil encontrar más de un adjetivo para cada cosa. Otro dato: la falta total de adjetivación redunda en un menor interés del lector, así que sed cautos, pero no caigáis en la parquedad adjetiva.

Además vamos a hacer hincapié en que vuestros relatos guarden una lógica para el lector. No debemos olvidar que escribimos para que otros nos entiendan, porque si no pensamos en el lector cometeremos lo que podríamos llamar “onanismo literario”. Esto quiere decir que el autor se pasa por el forro de los zapatos al lector, y entonces ¿para qué escribe? Lo ideal es que lector y escritor sean cómplices de los personajes. Si lo que el autor pretende es sorprender al lector tendrá que hacerlo de manera lógica y racional, porque sino el argumento será poco creíble y perderá la atención del lector, y también su respeto.

Nos gustaría acabar hoy resaltando lo que de verdad importa: SED FELICES.