Alianza publica una 'Antología' bilingüe de poemas de William Blake

William Blake es una de las grandes figuras de la lírica inglesa. Poeta visionario, pintor y grabador, su obra es tan sumamente original y única que no ha perdido un ápice de vigencia. Por ello, Alianza Editorial publica ahora una valiosa 'Antología' bilingüe con sus composiciones más logradas.

Cuadro de William Blake

Una pintura de William Blake en la que se aprecia su singular estilo

Hay escritores que, por su originalidad, escapan a su tiempo. O, por mejor decir, rehúyen cualquier clasificación estética pues sus rasgos literarios no concuerdan con los cánones de ninguna de las etapas en que suele clasificarse la Historia de la Literatura. Y, en lo que a la inglesa se refiere, nadie mejor que William Blake para representar este papel. Ahora, Alianza Editorial nos presenta una 'Antología'bilingüe de sus principales poemas.

Catalogado generalmente por la crítica como prerromántico, sin embargo la lírica de Blake desafía orgullosamente cualquier intento de encasillamiento porque rompe, no sólo con los rasgos estéticos de su época, sino también en buena medida con los políticos, los morales e incluso los religiosos. Todo ello le otorga, a pesar de su fecha de nacimiento, una absoluta modernidad.

Pintor, grabador y poeta, William Blake (Londres, 1757-1827) manifestó desde muy joven sufrir visiones místicas, quizá derivadas de sus lecturas de otros visionarios como Emanuel Swendenborg y Jakob Böhme. Comenzó a escribir poesía a los doce años, al tiempo que se formaba como pintor en distintas instituciones. De su estilo iconoclasta nos da idea el hecho de que abandonase pronto la Royal Academy, principal centro artístico de su tiempo, por no estar de acuerdo con las doctrinas estéticas neoclásicas que allí se impartían.

Sus primeras obras poéticas ya van acompañadas –como ocurriría a lo largo de toda su producción- de personales dibujos y grabados cuya relación con ellas no siempre es fácil de comprender. Entre estas creaciones se encuentran 'Canción de inocencia' y 'Canciones de experiencia', que se oponen, en el ideario de Blake a causa de la corrupción y la represión de la vida adulta. Expresión de esto último es 'El tigre', presente en la 'Antología' de Alianza Editorial. Pero sus pinturas también sirvieron para ilustrar obras de otros poetas como John Milton o Edward Young.

Royal Academy

Royal Academy, donde estudió Blake

El principal argumento de quiénes defienden su adscripción al Prerromanticismo es que siempre propugnó el poder de la imaginación frente a la Razón imperante en el siglo XVIII: para él, las formas ideales deben buscarse, no a través de la contemplación de la Naturaleza sino en las visiones interiores. Fruto de esta tesis son, en buena medida, los denominados 'Libros proféticos', un conjunto de extensos poemas escritos a partir de 1789 en los que crea toda una mitología propia con personajes como Urizén, que simboliza la moralidad represiva, u Orc, manifestación de la rebeldía. No obstante, también alzó su voz Blake contra los problemas de su época: 'Europa, una profecía', se rebela contra la tiranía política y social o 'El viajero mental' critica el sometido papel de la mujer.

Con el tiempo, sin embargo, los trances visionarios del poeta se fueron agudizando y sumiéndole en profundas exploraciones espirituales (mucho ha escrito la Medicina sobre estos momentos místicos). Fruto de ellos fueron sus grandes creaciones de madurez: 'Milton, un poema', 'Vala o los cuatro Zoas' y 'Jerusalén', calificados de "grandes épicas visionarias" cuya estructura externa nada tiene que ver con la lírica que triunfaba entonces: cantan al espíritu humano elevado a un tipo superior de inocencia que triunfa sobre la Razón y están escritos en una suerte de verso libre con un tono de elevada retórica. Personifica, en suma, como nadie el poeta el inglés al artista que crea sumido en una especie de trance –tan grato al Romanticismo- y, en consecuencia, sus obras poseen una absoluta originalidad que no ha perdido vigencia con el paso del tiempo por lo que esta 'Antología' resulta totalmente oportuna. Entre sus admiradores posteriores se hallan autores de la talla de William Butler Yeats, Premio Nobel de Literatura en 1923, y la norteamericana Emily Dickinson.

Fuente: El Poder de la Palabra.

Fotos: Mike Licht y Andy Roberts Photos.