Tarde, mal y nunca

Se reedita este mes la primera obra de Carlos Zanón "Tarde, mal y nunca", un libro cargado de personajes estrafalarios en una Barcelona diferente, misteriosa, cargada de sombras.

El poeta Carlos Zanón ha escrito su primera novela, titulada "Tarde, mal y nunca" que ha recibido el Premio Brigada 21 del 2010 a la Mejor primera novela.

En ella, nos cuenta una historia en la que se suceden numerosos personajes estrafalarios. Es la historia de Epi y su compadre, Tanveer Hussein, y del hermano de Epi, Alex, quien oye voces y ve a Cristo escondido en bares y lavabos. También es la historia de Tiffany Brisette, Reina Exiliada con las cejas tatuadas. Es la historia de un barrio barcelonés en el que están todos atrapados.

"Tarde, mal y nunca", de Carlos Zanón

Se trata de un barrio en el que no existen ni el pasado ni el futuro y donde el destino de sus habitantes está marcado por las drogas, el sexo y la violencia.

A estos personajes hay que añadirle el crimen pasional que comete Epi. Éste asesina a Tanveer porque creía que si mataba a quien le había robado el amor de la mujer que amaba (Tiffany), ella volvería con él y todo volvería a ser como antes, a ser normal. Pero la normalidad a la que se refiere pasa por sobrevivir en ese barrio donde le ha tocado vivir, por los problemas con las autoridades, la crisis y el paro, la creciente inmigración, la bajeza moral y los pocos escrúpulos de quienes le rodean.

Por otra parte, Alex busca desesperadamente a su hermano al mismo tiempo que lo hace la policía, la misma que no sabe a quién buscar ni para qué. De hecho, los personajes corren unos detrás de otros sin saber qué buscan o qué esperan obtener de los demás.

Todo ello contado con un humor tan negro que, aunque nos hará sonreír al principio, la narración resultará dura como la vida misma y desgarradora como la existencia de cada uno de sus personajes. Ellos mismos se describen como personas normales con mala suerte, pero el autor nos irá desnudando cada uno de ellos, señalando las causas y presentando los detonantes de las mismas.

Es un relato que, a un ritmo frenético y el uso de un discurso que no da lugar a lo políticamente correcto, nos muestra una Barcelona no tan idílica y llena de sombras. "Tarde, mal y nunca" nos habla de una ciudad en crisis, de un barrio saturado de inmigración donde la integración y la tolerancia no existen y con un final tan sorprendente, que hará que los personajes se encuentren en una situación distinta a la deseada.