Salamandra publica El campo del alfarero, de Andrea Camilleri

A estas alturas, todos los aficionados a la narrativa policíaca ya conocen al comisario Montalbano, genial creación del novelista transalpino Andrea Camilleri. Ahora, la Editorial Salamandra ha publicado El campo del alfarero, donde el peculiar detective debe desentrañar un misterioso asesinato.

A estas alturas, el comisario Salvo Montalbano, genial creación del novelista Andrea Camilleri, es un viejo conocido para todos los aficionados a la novela policíaca.

Este siciliano de idioma ininteligible debido a su fuerte acento que lucha contra el mal en la localidad de Vigata -espejo literario del Porto Empedocle natal de Camilleri- constituye un sabueso a la vieja usanza de la novela negra americana, sin nada que envidiar a Sam Spade o Phillip Marlowe.

Foto de Andrea Camilleri

El escritor Andrea Camilleri durante la entrega de un premio.

Amante de la buena mesa y lector voraz, como los grandes personajes de aquélla, no duda utilizar métodos poco ortodoxos cuando es necesario para resolver un caso, lo cual también le acarrea numerosos problemas con su superior, Bonetti-Alderighi.

Y decíamos que es un viejo conocido porque su creador nos ha brindado ya numerosos libros con sus andanzas. Desde La forma del agua, Andrea Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925), que había sido hasta entonces guionista de televisión y director teatral, encontró el molde adecuado para triunfar en la narrativa de la mano de este personaje.

Porque, hasta la irrupción del peculiar comisario, sus novelas habían pasado más bien desapercibidas -al menos, fuera de Italia-. Pero, desde entonces, Montalbano ha sido mostrado a lectores de todo el mundo.

Ahora, la Editorial Salamandra ha publicado El campo del alfarero, donde el sabueso debe desentrañar las circunstancias que rodean un misterioso asesinato.

En los alrededores de Pizzutello, aparece un cadáver desconocido y difícil de identificar, pues carece de huellas dactilares. Todo apunta a que ha sido ajusticiado por traidor.

Aunque el subcomisario Mimì Augello -otro personaje habitual- pretende hacerse con el caso, Montalbano se niega y, pese a que ya comienza a tener ciertos achaques, pone toda su experiencia y olfato policial al servicio de la resolución del misterio.

No sabemos si lo hace por celo profesional o porque irrumpe en escena una atractiva dama llamada Dolores Alfano, que viene a denunciar la desaparición de su marido del que nada sabe desde hace unos días, cuando pretendía embarcar con destino a Sudamérica.

Estos dos casos se interrelacionan en la ágil mente de Montalbano, quién deberá desentrañar el misterio al tiempo que agota su cerebro con sus proverbiales soliloquios que le indican el camino a seguir.

Se trata nada menos que de la décimo séptima entrega de las aventuras del policía y, como todas las anteriores, encandilará al lector con la peculiar personalidad del protagonista que, a estas alturas, ya nos parece tan real como su creador.

Fuente: Editorial Salamandra.

Foto: Andrea Camilleri: Premio Chiara en Flickr.