“El retrato de Dorian Gray: una edición comentada y sin censura”

La Universidad de Harvard ha publicado la edición completa de "El Relato de Dorian Gray", que contiene entre otras cosas, pasajes de homosexualidad y otros temas tabúes para su época, que no le permitieron a Wilde publicar en 1890.

"El Retrato de Dorian Gray", la edición censurada

Havard University Press ha publicado la versión completa de la obra de Oscar Wilde, “El retrato de Dorian Gray”. Hoy se pueden conocer todas las caras que su autor quiso mostrar en su época pero que la censura victoriana no le permitió.

En su época, la novela de Wilde tuvo que ser modificada para que la censura instaurada en Reino Unido diera el visto bueno para su publicación. Además, la prensa británica no la recibió más que con hostilidad ya que fue catalogada como “vulgar”, “sucia” o “vergonzosa”.

Esta obra, titulada como “El retrato de Dorian Gray: una edición comentada y sin censura”, incluye todas las partes que fueron censuradas y además completadas por el editor, Nicholas Frankel. Tras sufrir varios cortes en sus ediciones, un siglo después, esta obra de referencia de la literatura inglesa llega, por fin completa, para que el lector disfrute de ella.

La revista literaria “Lippincott's Monthly Magazine” de 1890, fue la primera publicación que se hizo eco de esta obra, pero antes de publicar nada sobre ella, el editor se cercioró de que los aspectos que mostraban la homosexualidad de uno de los protagonistas fueran eliminados.

Wilde fue un hombre precoz para la época que le tocó vivir. Aunque el tema principal de “El retrato de Dorian Gray” sea la búsqueda de la eterna juventud, el autor también introduce temas que, en 1890, se consideraban tabúes, como la homosexualidad, la promiscuidad o la decadencia de la sociedad victoriana. Fue por este trasfondo moralista que el editor de “Lippincott´s Monthly Magazine”, J. M. Sotddart, decidió eliminar no sólo los capítulos en los que la homosexualidad estaba presente sino también cualquier alusión a los temas que estaban prohibidos.

En esta versión ahora publicada, el lector dispondrá de pasajes inéditos y podrá conocer las razones por las que el propio autor tuvo que recortar aún más su obra cuándo, un año después, en 1891, se publicó su obra en formato de libro. No obstante, hay capítulos que se han perdido para siempre, consecuencia de los muchos cortes que se produjeron en la obra.

Pero el texto que Frankel ofrece al lector es “la versión de la novela que Oscar Wilde hubiera querido que se leyeran en el S. XXI”, según el propio editor. Por eso, para no defraudar al genial Oscar Wilde, tenemos el deber moral de descubrir la cara de Dorian Gray.