'También mueren ángeles en primavera', de José Luis Ibáñez

'También mueren ángeles en primavera', de José Luis de Ibáñez es una novela negra policial, que tiene por protagonista a Toni Ferrer en su segunda aventura, esta vez contra un asesino en serie que ha comenzado matando a una angelical niña en tiempos de agitación política. Ferrer tiene una fórmula de acabar con el crimen aplicándole el castigo necesario, por la convicción de actuar a nombre de la ciudad de Barcelona.

"También mueren ángeles en primavera (2009)"

"También mueren ángeles en primavera (2009)"

José Luis Ibañez (Rubí, Barcelona, 1961) periodista y escritor ha presentado y firmado ejemplares de su reciente
novela negra policial 'También mueren ángeles en primavera' (2009) una novela que toma por contexto los sucesos de mayo de 1937 en una Barcelona, agitada por las disputas entre comunistas, socialistas y anarquistas, más la represión del gobierno de la generalitat que había prohibido los desfiles del 1 de mayo para evitar disturbios. En esta época Franco ya era jefe de estado de España y combatiría brutalmente a los obreros.

Como 'La sombra del viento' de Carlos Ruíz Zafón, esta obra tiene por protagonista a la ciudad de Barcelona de la guerra civil, incluso actuarán agentes rusos e italinaos infiltrados en los distintos bandos. En este clima de inestabilidad social, un asesino en serie asesinará auna inocente niña de 12 años, quizá el criminal tiene influencias en el partido de gobierno y por ello la policía no quiere saber nada del caso. En estas circunstancias sale a luz el detective Toni Ferrer, quien se mostrará implacable con la corrupción, sin descanso para dar con el criminal.


Detectives anti corrupción

"Eliot Ness, ícono cultural del detective contra el crimen organizado."

"Eliot Ness, ícono cultural del detective contra el crimen organizado."

El ethos de Toni Ferrer es el de un detective obsesionado por hacer justicia, es un hombre que ama el combate, valiente y arriesgado, que se enfrentará personalmente contra los asesinos y corruptos en tiroteos, persecusiones y cuerpo a cuerpo. Estos requisitos son básicos para la novela negra que mezcla violencia y terror. En la historia de la literatura están recogidos estos tipos de detectives, algunos de carne y hueso como Eliot Ness (Chicago, 1903-1957), el hombre que ganó el mérito de destruir las redes de operaciones de Al Capone y fue líder del equipo llamado Los Intocables.

Otro de los detectives duros, de ficción es el personaje de cómic Dick Tracy, creado en 1931 por Chester Gould, su cierre de tiraje ocurrió en 1972, pero fue vuelto a editar en 1990. Toni Ferrer es un héroe de acción, inteligente sí, pero distinto a los personajes más parsimoniosos y cerebrales como Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle o Hércules Poirot de Agata Christie. El trailer del lanzamiento de esta novela puede visionarse en youtube. Este reclame destaca el ambiente convulsionado de las protestas callejeras de socialistas y obreros.

La corrupción es un tema que aflora en las novelas de memoria histórica sobre la dictadura del general Francisco Franco, de quien también se están escribiendo ensayos sobre los efectos y consecuencias de su política y gobierno. Todos estos detectives anti corrupción tienen la virtud de actuar en representación de la ciudadanía, cuando el grueso de la policía se desentiende de investigar por considerar aquellos crímenes casos perdidos, de poca importancia o de nula retribución económica para ellos. La complicación está en la guerra de agentes y agitadores.

Una niña angelical, símbolo de la inocenciaLa corrupción atrae a los degenarados a participar de un gobierno de irrespeto a las normas establecidas, además estos delincuentes, mezclados en bandos políticos del estado, toman licencias para cometer violaciones de derechos humanos. La niña asesinada en primavera, una estación que refleja su lozanía y juventud, es una víctima inocente e indefensa, por ello Toni Ferrer, a nombre de la ciudad, carga con el peso de la investigación y el deseo de hacer justicia, pues los ciudadanos esperan que alguien pare a este asesino, que pone a todos en peligro.

"José Luis Ibáñez"

"José Luis Ibáñez"

El asesino se ceba en el futuro de Barcelona, sus niñas, en una demencial espiral de odio que acrecienta la peligrocidad de la ciudad en tiempos de disturbios políticos y sociales. Tener un asesino como estos en la urbe es estar con la ciudad enferma, en estos casos, los detectives como Toni Ferrer se propoenen extirpar el mal desde su raíz. Generalmente, los civiles no pueden enfrentarse a estos peligrosos criminales pero los detectives de novela tienen la receta para combatirlos, devolviéndoles balas, puñetazos, patadas y emboscadas a nombre de la ciudad.

Las niñas angelicales y la belleza en la literatura se representan como bien escaso, casi por lo común son objeto de contemplación y deleite visual de la gente buena que les tutela y protege. El daño del criminal consiste en socavar las bases de la familia, aniquilando a las portadoras de su futuro. En la novela negra se describen los detalles de estos crímenes que motivarán el castigo para el asesino de manos de Toni Ferrer. Es una época de reclamos sociales y exigencias de seguridad, las últimas recreadas de inmediata necesidad.

Un único remedio: acabar con el asesino
Los asesinos en serie son problemas de interés público, ocupan primeras planas de los diarios mientras van generando una psicosis colectiva y miedo que les sirve de escudo contra los civiles. Los detectives honrados actuarán como vigilantes y justicieros para sanar a la ciudad de este cáncer social, su acción se justifica por el estado de emergencia y la necesidad de tutelar los bienes de terceros que no tienen como defenderlos. En muchos países, estos asesinos son condenados a pena de muerte, pero el proceso puede enfríar la fuerza de la sentencia.

En una novela sobre un enfrentamiento frontal con un demente criminal, en tiempos de corrupción y agitación, con el agravante de tener asesinos coludidos con el sistema de represión, la única fórmula viable que queda es ajusticiarles en combate, en estas peleas se mide la calidad del narrador para recrearlas con fluidez y credibilidad, también para aplicar la sanción del relato a un personaje negativo que ha venido cometiendo crímenes y vicios que la justifican. La novela negra policial no puede carecer de acción y esta la tiene en justa medida.

Conclusión
Toni Ferrer es un personaje que en esta novela aparece en su segunda aventura, como toda buena narración, no sería raro ver la versión cinematográfica en un futuro cercano. En estas páginas el asesino está a sus anchas ante un grueso de la policía indolente y despreocupado, las circunstancias de espacio y tiempo justifican la actuación de Toni Ferrer, con su fórmula de violencia contra la maldad que parece no tener freno. Ferrer se tomará personalmente el propósito de curar a Barcelona de un mal antes de que se vuelva epidemia.

Imágenes:

mueren ángeles en Estudioenescarlata

Eliot Ness: Beschreibung en Wikipedia

José Luis Ibáñez en Gobiernodecanarias