'Sin novedad en el frente', de Erich María Remarque

Las guerras no gustan a nadie y, además, nadie las gana. Sobre el verdadero rostro de las guerras existen muchos relatos, escritos por sus protagonistas verdaderos: los soldados de a pié. Uno de los mejores, ya un clásico, es 'Sin novedad en el frente', de Erich María Remarque, estremecedora narración de la Primera Guerra Mundial y del desengaño de los ideales.

Es un hecho incuestionable que las guerras no gustan a nadie, como también lo es que nadie las gana. Tanto vencedores como vencidos sufren la pérdida de familiares y otras penurias. Por tanto, deberían evitarse, pero la obcecación del ser humano sigue llevándonos a ellas, cuando los ideales deben compartirse y debatirse mediante el diálogo y el respeto.

Una portada de la obra

Una portada de la obra

De otra parte, el papel básico del intelectual es sacudir a la sociedad y hacerla pensar. Debe ejercer como guía de ella y estar siempre vigilante ante los desmanes de los políticos y de otros grupos sociales.

Por todo ello, es muy de agradecer que haya escritores como Erich María Remarque (Osnabrück, Alemania, 1898-1970). Este novelista vivió de primera mano la crueldad de la Primera Guerra Mundial y, conmovido por ello, dedicó el resto de sus días a escribir durísimos alegatos antibelicistas.

Probablemente, el más relevante de ellos sea 'Sin novedad en el frente', publicada por vez primera en 1928 en el periódico alemán 'Vossische Zeitung' y en forma de libro en 1929. Se trata de un relato con indudables componentes autobiográficos.


Muestra a un grupo de estudiantes alemanes que, imbuidos de los discursos patrióticos de su director de escuela, acuden al frente de la Primera Guerra Mundial cargados de idealismo e ilusionados con defender a su patria. No obstante, descubrirán rápidamente la verdadera cara de la guerra, que consiste en combatir día a día e intentar sobrevivir.

El propio autor manifestó que no intentaba, con la novela, realizar una confesión ni una acusación, ni mucho menos escribir una aventura, pues la muerte no lo es para quiénes se enfrentan a ella cara a cara todos los días. Lo que realmente deseaba es hablar de una generación de hombres a quienes, pese a haber escapado de las bombas, la guerra destruyó.

Osnabrück, ciudad natal de Remarque

Osnabrück, ciudad natal de Remarque

El protagonista es Paul Baurner -inconfundible trasunto del autor, pues escribe poemas y obras de teatro-, que también ejerce el papel de narrador. Verá caer a casi todos sus amigos y ello le hará reflexionar sobre las miserias de la guerra, pero también hacernos ver el heroísmo de algunos muchachos, que entregan su vida sin saber muy bien por qué.

No obstante, Remarque incide en algo más: cuando los soldados regresan perdedores, el pueblo se muestra desagradecido con su sacrificio y ellos no consiguen readaptarse a la vida civil, lo cual constituye un drama añadido.

En suma, la novela, que dio lugar a una secuela titulada 'El camino de la vuelta' (1931), aunque no contiene ninguna estridencia, es uno de los más duros alegatos contra la guerra que se hayan escrito jamás y su validez es, por ello, imperecedera.

Fotos: Portada: tomada de la librería online de El Corte Inglés | Osnabrück: Ardo Beltz en Wikipedia