'Precioso día para la boda', de Julia Strachey

Un retrato satírico del día nupcial de una muchacha perteneciente a las clases adineradas de la Inglaterra postvictoriana.

Casa victoriana naranja

Desde siempre, los escritores británicos han tenido una implacable capacidad para burlarse de la propia sociedad en que viven. Esto se hizo evidente, en especial, durante la época victoriana y sus últimos vestigios, ya en el siglo XX, cuyos anquilosados hábitos daban pié a ello. Buena muestra son las sátiras de trazo grueso de Óscar Wilde, a quién por cierto le pasarían factura con motivo de su proceso, y las más finas del irónico Evelyn Waugh en novelas como 'Decadencia y caída' o 'Cuerpos viles'.

Como ellos, una autora de escasa producción y más bien desconocida fuera del Reino Unido retrató en sus obras con humor a aquel mundo que se resistía a entrar en la modernidad. Se trataba de Julia Strachey (Allahabad, India, 1901-1979), sobrina del también escritor Lytton Strachey.

Aunque nacida en la India, vivió la mayor parte de su vida en Inglaterra, donde fue una destacada figura social. Trabajó como modelo, fotógrafa, periodista y editora y, junto a su tío, formó parte del conocido Círculo de Bloomsbury, creado por la escritora Virginia Woolf y su hermana Vanessa, casada con el crítico de arte Clive Bell. Estaba constituido por un grupo de intelectuales avanzados entre los que se encontraban algunas de las grandes figuras de la intelectualidad británica de la época como el economista John Maynard Keynes, el filósofo Bertrand Russell y los escritores Edward Morgan Forster y Katherine Mansfield.

Tras incluir algunos textos breves en los periódicos, Julia Strachey publicó 'Precioso día para la boda' (1932) en Hogarth Press (la editorial que poseía la propia Virginia Woolf), una novela que logró excelentes críticas. Narra precisamente eso, el día de la boda de una joven inglesa de la alta sociedad con un diplomático que ha sido destinado a América del Sur. A lo largo de la obra, vamos conociendo a los familiares de la novia quienes, con su inmaculado comportamiento, logran que todo resulte perfecto.

Pero este elaborado retrato de la aristocracia británica, aún dominada por las costumbres victorianas, oculta una sutil intención satírica. Strachey se centra en el perfil de cada personaje para mostrar su verdadero rostro, sepultado bajo unos exquisitos modales. Escrita con estilo cuidado, 'Precioso día para la boda' es una de las dos únicas novelas que escribió la autora británica. La otra es 'El hombre en el muelle', publicada en 1951 y reeditada en 1978 con el título de 'Un hombre integrado'.

Fuente: Troa.

Foto: Dino Hoax.