'La ciudad que no amaba a su rey', de Jean D´Aillon

'La ciudad que no amaba a su rey', de Jean D´Aillon es una novela histórica sobre la guerra de religión entre tres Enriques que se disputaban el trono francés, el de Guisa, Enrique III el rey a punto de terminar su mandato y su sucesor, Enrique de Navarra. El autor añade una trama de espionaje a las conspiraciones e intrigas entre estos nobles, así Hauteville y Poulain irán a París a estar al tanto de los movimientos de la Liga Católica.

"La ciudad que no amaba a su rey (2009)"

"La ciudad que no amaba a su rey (2009)"

Jean d´Aillon (Francia, 1948) es un conocido autor de novelas históricas, quien acaba de lanzar por medio de Editorial JC Lattès su libro sobre las guerras de religión francesa 'La ciudad que no amaba a su rey' (2009). Con una complicada referencia a las intrigas palaciegas D´Aillon pasa a la ficción la guerra de los tres Enriques: Enrique III (1551-1589), poco popular por no tener herederos, aliado con su primo y sucesor Enrique de Navarra (1533-1610), quien reinaría como Enrique IV de 1589 a 1610, enfrentados a Enrique de Guisa, líder de la Liga Católica.

Los protestantes ganarían el mando del país después de la masacre de San Bartolomé y el Edicto de Nantes aseguraría la libertad religiosa. En este relato Enrique III encarga a Olivier Hauteville investigar la muerte por envenenamiento del príncipe de Condé, Luis de Borbón, con la sospecha de que un criado de Enrique de Guisa estuvo en la recámara de este noble. A Olivier le asiste Casandra, con quien va a París, donde la Liga Católica, donde deben refugiarse entre una tropa de comediantes en el hotel Bourgogne, colabora con ellos el espía del rey, Nicolas Poulin.


Persecuciones, prisioneros e intrigas
La historia se complica con la esposa de Poulin y Casandra presas como herejes por la Liga Católica y la sospecha de la viuda embarazada  de Condé como asesina. La duquesa de Montpenser es otra aliada de la Liga que perseguirá a Olivier. Jean d´Aillon mezcla aventuras con la historia en el contexto agitado de una Francia con poca tolerancia religiosa; la causa de esto radicaba en las alianzas de poder que detentarían el trono, y en este caso competían la Iglesia dependiente de Roma contra la Iglesia Reformada de Francia, de base calvinista.

El poder temporal y espiritual aún no tenía una división clara, pues eso motivaba guerras civiles como esta. Como ficción, interesa el tratamiento del progreso de las ideas políticas, de la maduración de la sociedad civil hacia la tolerancia y como memoria de un periodo de gobierno protestante que fue breve, pues se sabe que los siguientes monarcas fueron católicos pero mantuvieron la libertad de culto. Enrique IV, retratado en la portada de este libro fue conocido como el buen rey, pues inició una etapa de reconciliación entre protestantes y católicos.

"Jean D´Aillon"

"Jean D´Aillon"

Conclusión
El mundo ha sufrido guerras de religión desde los inicios de las civilizaciones, como en el caso de Francia la paz muchas veces es negociada o tiene una secuela de enfrentamientos menores. Los tres Enriques protagonistas de esta guerra civil son retratados en sus conspiraciones, alianzas y pugnas por el poder con la intervención de espías y detectives como Hauteville.

Imágenes:

La ciudad que no amaba a su rey en livre.fnac

Jean D´Aillon en K-libre