'Ya me han contado hasta ocho' de Charles Bukowski

'Ya me han contado hasta ocho' de Charles Bukowski es un poema que establece la analogía entre el boxeo y la crecaión poética por la cuenta de protección hasta ocho, que representa un cese temporal en la inspiración del poeta. El final del poeta establece la vuelta a la normalidad con la recuperación del yo poético listo para seguir peleando con el lenguaje y desafiar a sus detractores.

"Charles Bukowski en guardia de boxeo."

"Charles Bukowski en guardia de boxeo."

El poeta americano Charles Bukowski (1920-1994)fue conocido por su estilo vigoroso, desenfadado y sus analogíasentre el boxeo y la poesía. En su poema 'Ya me han contado hasta ocho', el yo poético revive un momento de vacío en la inventiva del poeta, como una pausa necesaria que representa con la imagen de la cuenta de protección hasta ocho en el boxeo. Este es un estado de posible knock out, donde el púgil se halla casi desabilitado para el combate, extrapolándolo al poeta es un tomar aire cuando se cansa de pelear con el lenguaje.

Para seguir con esta lectura, el poeta ha quedado suspendido viendo por su ventana tres aves sobre un cable que uno tras otro se van, mientras su máquina de escribir permanece silenciosa por la inactividad del yo poético. La vuelta al mundo de la realidad es el sorpresivo 'cabrón' destinado al lector que no espera que el creador literario cese en su actividad, este insulto tiene varias implicancias: recrea el cese de la pausa o de ensueño del yo, enuncia la recuperación de la energía para la creación y es una reafirmación en su ethos de escritor.


La pelea con el lenguaje requiere de cierta distracción
Los parques y reservas de Estados Unidos son empleados para el pasatiempo del birdwatching, al que el yo poético se queda reducido cuando experimenta el cese de su inspiración. Las aves volando son otra imagen del boxeo durante la cuenta de protección, pues el boxeador al estar aturdido por los golpes siente sonidos y ve luces o formas que parecerían pájaros o estrellas, de esta forma Bukowski ha querido actualizar la pelea con el lenguaje, como un esfuerzo intelectual y artístico que desgasta por el riesgo de no encontrar las palabras adecuadas.

La pausa de la escritura es solo un momento en toda la carrera de escritor del yo poético, y la cuenta hasta ocho significa que como creador, Bukowski ya ha experimentado la contingencia de tener que tomar un aire para disponer su inventiva en sus poemas. El cabrón puede ser por extensión todo aquél que espera ver desmoronarse al escritor, contemplarlo carente de recursos, no extrañaría que fuera otro escritor rival del yo poético o un crítico virulento que se deleita en la destrucción del mérito del artista, pero esto es solo un instante de desfogue.

"Bukowski con su máquina de escribir."

"Bukowski con su máquina de escribir."

Conclusión
En el boxeo como en la creación poética, es necesaria la recuperación, la pausa de refresco, el desfogue de la ira y la distracción para evitar saturarse. Este poema hace de la pelea con el lenguaje un encuentro duro y frecuente en la actividad del creador, pero al final el cese es sólo momentáneo en momentos de cansancio intelectual porque el poeta está presto a reasumir su ethos y su estilo.

Lectura del poema | 'Ya me han contado hasta ocho' de Charles Bukowski en poemaseningles

Imágenes:

Bukowski en Elamigodelastormentas

Bukowski escribiendo en thebeatgeneration