Lied de la noche De Álvaro Mutis

Álvaro Mutis en su poema Lied de la noche, evoca su infancia, adolescencia y juventud, pero en el momento de la noche, esto ocurre como respuesta vital al tedio del día que solo ofrece una vida rutinaria. La nostalgia, la soledad y el recuerdo son la actitud y el tono en que el yo poético enuncia este breve poema como combate entre la nostalgia por el pasado y el tedio del presente.

Álvaro Mutis, (Bogotá, 1923) es un galardonado escritor, amigo de Gabriel García Márquez, escribe el poema Lied de la Noche, de influencia surrealista, que mezcla recuerdos de toda su vida, desde su infancia, hasta la evocación del amor prometido a la amada que evoca durante el alba. La noche es significativa por su silencio, su oscuridad y misterio. El epígrafe de La Fontaine (Francia, 1621-1695) relaciona la noche con el silencio, representándola como un momento privilegiado para pensar.

Alvaro Mutis

Alvaro Mutis

El poeta canta a la noche por las sensaciones de soledad, recuerdo y nostalgia que le traen a la mente. Estos recuerdos son variados, no son tristes, solo hay ganas de revivirlos. Todos estos momentos han sido vividos en el pasado, estaban actualizados en el ser, pero el tiempo los revuelve hacia atrás, pues su avance es ineludible. Mutis describe su niñez como imágenes plácidas, inocentes que quiere revivir, entre ellas el ambiente escolar, todos esos momentos le piden que los deje ser de nuevo.

La soledad: Estar solo es un momento para meditar, para que acudan los recuerdos como flashbacks a nuestra mente, en imágenes que pueden asombrarnos por su nitidez. Son las primeras vivencias de la infancia, las que se marcan más fuerte en la memoria, porque el yo está en formación. La noche trae un viento fresco, que permite visualizar estas escenas, el paisaje del pueblo y el natural de los ríos están en el añorado recuerdo de una libertad que no se ha perdido pero que ha cambiado con la madurez.

El yo poético se siente solo con su mundo interior, no lo puede cambiar, ni tocar de nuevo, podría llegar a él por sinestesias, pero Mutis no emplea este recurso en el poema. Los recuerdos también están solos en la mente del yo poético, no se actualizan para ser de nuevo, los aprende por el silencio, que a su vez irradia pena. El yo enunciador se siente quebrantado y vencido por la rutina, pues todo ya está aprendido y le falta novedad, el quisiera estar más cerca de sus recuerdos pero esto es imposible.


Al traducir el epígrafe de La Fontaine, leemos “la noche viene sobre un carro conducido por el silencio”, refleja una simbiosis que la siente el solitario o el nostálgico; la hora de mayor silencio nocturno es la de la madrugada, en el sueño profundo de la gente. Pensar o andar meditabundo en la noche es como hablar en silencio, aunque de cierta manera oímos la imagen acústica de nuestros pensamientos, estructurados por el código del lenguaje. Los recuerdos tienen fuerza para aflorar y llamar a su mente siempre.

El recuerdo: El yo poético recuerda desde la adultez o la madurez quizá, el quisiera retroceder en el tiempo, ir hacia su infancia a recobrar vivencias, lugares, personas, paisajes y amores. Todo gira en su mente, calles y nombres, plazas, escenas de vida que se han ido desvaneciendo. El afán de recordar es revivir, transportarse al pasado, esto mediante un estímulo, que es el silencio de la noche, el cese del ruido, para tener tiempo y calma de meditar. Según el poema, las imágenes son claras y vívidas.

Mutis

Mutis

El recuerdo es tan fuerte que tiene que dejarlo al amanecer, ya que el alba le da un nuevo tiempo para la acción, para continuar viviendo en el presente. Vivir ocupado es una forma de opacar el pasado, de seguir el curso de la vida. La noche hace que los recuerdos se expandan como el aceite en la mente del yo lírico, le impregnan el espíritu de un ansia de volver al pasado, porque este fue más intenso y no una rutina como la que comienza en cada alba, el yo teme a lo rutinario y predecible, añora lo diverso.

De la connotación del título, lied no solo es una canción que pueda entonarse en la noche, la cual debería ser un poema de largo aliento, sino que es el resumen o epítome del canto, en su concepto antiguo y medieval que en la épica era la medida de lo que un escritor genial como Homero, Virgilio y Dante Alighieri podían escribir en una noche entera. En el poema, el yo lírico está imaginando sus recuerdos toda la noche, los revive gracias al silencio de la noche y les da largo aliento en su recuerdo no en el poema.

La nostalgia: El yo poético busca rejuvenecer en la noche para liberarse del tedio de la rutina del día, lo que hace es soñar despierto que recupera el ambiente de la infancia y el tiempo de juventud en que prometió amor a su amada. El tiempo es una dimensión del mundo físico, además de ser una magnitud mensurable por fórmulas y por nuestra conciencia, únicamente el tiempo se detendría en la eternidad, en lo más cercano a ello en poesía es en el instante de contemplación del absoluto, este poema mezcla tiempos.

La nostalgia es por una línea de tiempo próxima, la de la primavera de la

Ilustración de su biografía

Ilustración de su biografía

vida, infancia, adolescencia en el colegio y juventud con la amada. Mutis se casó dos veces, quizá algo de la pérdida del primer amor o el colapso de la relación influyera en este poema. El temperamento melancólico está disconforme con el presente, añora la relativa facilidad del pasado, a mayor juventud, menos responsabilidad en la vida, menos deberes y también menos dureza en la vida, porque al adulto se le exige más en todo.

Este poema tiene algo de elegía o de réquiem por el pasado y la pérdida de la juventud, no llega a ser lastimero, pero influye el modelo de la elegía. La frescura de la juventud, la lozanía de la vida ha pasado, ha sido la parte más querida de su línea de tiempo, solo la recupera evocándola en la noche. La nostalgia es la actitud vital del yo poético, la forma en que se conecta con el mundo físico. Las lied nórdicas de las sagas del Edda Mayor fueron temas de combate, así con la nostalgia se combate el tedio presente.

Conclusión: Álvaro Mutis compone un poema marcado por la nostalgia, el recuerdo y la soledad, que afloran en el transcurso de la noche, como evasión al presente que no es satisfactorio. El presente ofrece la rutina tediosa en el día, que empieza con el alba, ya no hay la alegría, vitalidad ni ilusión del pasado de la infancia y la juventud, ni en él ni en su amada. La respuesta  consiste en evocar la frescura de la juventud perdida, en una suerte de elegía que honra la dicha de los primeros años y lamenta su paso.

Imágenes: Cervantes