José María Fernández Nieto, decano de los poetas castellano leoneses

Según ha dado a conocer su familia, ayer falleció en Palencia, su tierra natal, el poeta José María Fernandez Nieto. Nos deja una abundante y rica labor literaria tanto en el campo de la lírica como en el de la divulgación cultural.

Tierras de Palencia

Paisaje palentino, al que cantó Fernández Nieto en sus versos

Ayer falleció, tras una larga enfermedad, el poeta palentino José María Fernández Nieto (Mazariegos, 1920). A sus noventa y dos años, contaba con el título honorífico no escrito de ser el decano de los poetas en Castilla y León. Curiosamente, coincidía en su origen territorial y en su profesión de farmacéutico con otro gran lírico anterior, el zamorano León Felipe.

Y es que, como él mismo reconocía con humor, "no se puede vivir de la poesía de ninguna manera, salvo si te dan en Premio Nobel, y eso generalmente ocurre cuando ya estás muerto". Una sinceridad que aplicaba igualmente a su vida, pues, lejos del poeta atormentado, reconocía haber llevado una existencia feliz junto a su abundante familia.

Fernández Nieto se dio a conocer en 1946 con el libro 'Ramillete de poesías'. Por esa época, fundó junto a otros escritores palentinos la Peña Nubis con el fin de organizar actividades culturales. Y, unos años después, la importante revista de poesía 'Rocamador', de la que se publicaron cuarenta y cinco números y que alcanzó repercusión incluso en Hispanoamérica. Al tiempo, continuaba publicando poemarios como 'Paisaje en sangre viva', 'A orillas del Carrión' o 'Villancicos para zambomba y transistor'. Igualmente, en 1957, fue nombrado académico de la Institución Tello Téllez de Meneses.

Los temas predilectos de su lírica son el amor, la muerte, la tierra y las costumbres castellanas y los toros. Todos ellos están muy presentes en las obras de Fernández Nieto, que reconocía: "sin poesía se puede vivir perfectamente, igual que se puede vivir sin música, pero si no escribiera a mí me faltaría algo". Fue, además, un excelente divulgador cultural, que colaboró en diversos medios de comunicación y participó en numerosos recitales líricos.

Así mismo, su extensa producción fue merecedora de muchos galardones, tanto nacionales como internacionales. El último de ellos probablemente haya sido el Premio de las Letras de Castilla y León. En 1997, la editorial palentina Cálamo, especializada en poesía, publicó una interesante 'Antología' de su obra. Poco antes, había ingresado, igualmente, en la academia de juglares de San Juan de la Cruz de Fontiveros. Toda una trayectoria larga y rica que otorga a Fernández Nieto un lugar destacado en el Parnaso español del siglo XX. Tan extensa que -como él mismo señalaba- se había iniciado a los quince años, cuando empezó a escribir versos dedicados a su padre, que murió en la Guerra Civil "por una bala perdida". Descanse en paz.

Fuente: 'ABC'.

Foto: M. Martín Vicente.