El albatros, Charles Baudelaire y su visión del poeta

Resulta curioso comprobar las afinidades existentes entre dos poetas tan alejados en el espacio y en cuanto a formación como Edgar Allan Poe y Charles Baudelaire. Pero ambos compartían un mismo sufrimiento ante la vida: la desazón romántica. Buena muestra de ello es el poema 'El albatros', de Baudelaire, que nos presenta al lírico como un ser desarraigado e indefenso.

¿Qué puede unir a dos escritores tan distantes como un norteamericano y un francés, que ni siquiera se conocían personalmente y nada tenían que ver en cuanto a orígenes y formación?

La respuesta a esta pregunta sólo puede ser una: la misma concepción de la literatura y, sobre todo, del arte poético. Y, desde una perspectiva más profunda, un mismo malestar ante la vida: la desazón romántica.

Retrato de Baudelaire

Retrato de Charles Baudelaire

Éste es el caso del estadounidense Edgar Allan Poe y del galo Charles Baudelaire (París, 1821-1867), hasta el punto que podría decirse que el primero habría alcanzado mucha menor difusión en Europa de no ser por las traducciones que de su obra hizo el segundo.

Pero ello no significa que Baudelaire fuese un simple traductor. Muy al contrario, nos encontramos ante un originalísimo poeta cuya trascendencia para la lírica posterior es fundamental.

Porque el autor de 'Las flores del mal' condensa en su obra la culminación del Romanticismo y la apertura a nuevas formas poéticas que anuncian el Simbolismo posterior.

Máxima expresión del escritor maldito, un trauma infantil marcó la vida de Baudelaire: su padre murió cuando tan sólo tenía seis años y su madre volvió a casarse. El futuro poeta odiaría a su padrastro y nunca perdonaría a su madre.

Como resultado de esta circunstancia, el poeta sería siempre un hombre inadaptado y rebelde que jamás halló su lugar en el mundo. Su bohemia vida fue una sucesión de excentricidades y excesos que escandalizaron a la sociedad parisina.

Una de las mayores polémicas se produjo cuando apareció el citado poemario –'Las flores del mal'-. El gobierno francés lo acusó de atentar contra la moral pública y el proceso terminó con el escritor multado y el libro censurado en su mayor parte.

De su peculiar concepción del poeta como hombre desarraigado es buena muestra la composición titulada 'El albatros'. En ella, compara a este pájaro, cazado por los pescadores para divertirse, con la figura del vate.

Como aquél, que tras ser apresado mueve torpemente sus grandes alas sin poder elevarse, así el poeta vive en la tierra exiliado, padeciendo el griterío y "sus alas de gigante le impiden caminar".

Ésta última imagen nos da idea de la fuerza lírica de Baudelaire, un poeta extraordinariamente dotado para el ritmo y, sobre todo, para encontrar conceptos simbólicos de enorme resonancia. No en balde, hoy Baudelaire es considerado uno de los más importantes poetas de la literatura francesa y su trascendencia ha sido fundamental para la lírica posterior.

Podéis leer el poema aquí.

Fuente: Poetes.com.

Foto: Abode of Chaos.