Técnicas de lectura para leer más rápido

Hay que buscar un espacio tranquilo

La lectura rápida, también conocida como lectura veloz, consiste en una serie de técnicas para agilizar la lectura. El objetivo es que una persona pueda leer una mayor cantidad de páginas en un periodo de tiempo más corto del usual. Para lograr esto es necesario aprender cómo leer más rápido realizando una serie de ejercicios de lectura rápida o aplicando varios métodos de lectura rápida.

Aprender cómo leer más rápido te permite recopilar más información en menos tiempo. Las estrategias de lectura rápida te sirven para organizar la información que has obtenido en un menor tiempo del habitual. Si eres un estudiante, saber cómo leer más rápido mejora tu rendimiento académico porque leer sobre cualquier curso o materia te resultará más sencillo.

Cuando uno alcanza la adultez lo más probable es que sepa cómo leer más rápido y comprender mejor cada texto. Pero no siempre es así porque la mayoría sólo logra leer entre 150 a 250 palabras por minutos. Los ejercicios para lectura rápida pueden incrementar esa cifra al rango de 400 a 700 palabras por minuto. Como ves, hay una gran diferencia entre las personas que sólo saben leer y las que saben cómo leer más rápido.

  • Espacio tranquilo: la lectura es una actividad que requiere de comodidad y tranquilidad. Busca un espacio adecuado en el que puedas permanecer en una postura correcta y haya buena iluminación. Evita los lugares ruidosos y desordenados. Para leer rápido necesitas evitar las distracciones.
  • Lectura en voz baja: aunque pienses que para saber cómo leer más rápido hace falta que leas en voz, no lo hagas. Tampoco susurres ni muevas los labios. Lo mejor que puedes hacer para potenciar la concentración es leer sin repetir las palabras que has leído. Por eso debes acostumbrarte a leer en silencio.
  • Agrupación de palabras: al leer una oración divídela en grupos de tres o cuatro palabras. Esta técnica de dar pequeños saltos de un grupo de palabras a otro. Poco a poco, podrás leer rápido renglones completos con sólo fijar tu mirada en ellos por un momento.
  • Descansos: si bien es cierto que la lectura es una actividad enriquecedora, debes tener en cuenta que implica un esfuerzo mental. Por lo tanto es recomendable que, como parte de tu aprendizaje previo para leer rápido, tomes pausas entre una lectura y otra.

Sin duda alguna, saber cómo leer más rápido es beneficioso para cualquier persona sin importar la edad.