'Taxi Driver' desde el objetivo de Steve Schapiro

Editado por Taschen, el libro recoge, a lo largo de sus 328 páginas, las imágenes capturadas por el fotógrafo Steve Schapiro durante el rodaje del filme Taxi Driver. Fotos inéditas hasta el día de hoy recogidas de entre los más de noventa carros disparados por Schapiro, donde este capta de forma excelente la esencia de lo que sucedió en los dos lados de la cámara durante la gestación de este clásico del cine, convirtiéndose en el mejor making of visto nunca sobre la película. Un rodaje donde confluyeron tres figuras, Martin Scorsese, Robert De Niro y Paul Schrader, en su mejor momento creativo. Tres nombres que por aquellos días mantenían intacto toda su potencia creativa, y que entendían el arte con la misma visceralidad y pasión. En esta recopilación de fotografías podemos ver como De Niro era su personaje, Travis Bickel, durante las 24 horas del día, comenzando así a escribir su leyenda de actor de método, que vivía su personaje desde el primer día de rodaje hasta el último, dentro y fuera de él.

Una edición de lujo para las fotografías del rodaje de Taxi Driver

Schapiro reescribe con sus imágenes lo que significó Taxi Driver, y en ellas se desprende la sensación de que la actitud salvaje del famoso personaje de Robert De Niro y el entorno que lo rodeaba, iba más allá de lo que había escrito Paul Schrader en su guión y lo que marcaba la deteriorada sociedad de aquellos días las Estados Unidos. El fotógrafo se alimentaba por igual de lo que sucedía al otro lado de la cámara, donde la pasión desatada de Martin Scorsese se apoderaba de todo. El autor de Malas calles se mostraba como un director formado a base de visionar las obras de grandes nombres del cine europeo como RW Fassbinder, Jean Luc-Godard o Robert Bresson, auténticos outsiders del cine europeo, que elevaban el cine más allá del simple entretenimiento que ofrecía en muchos casos Hollywood. Todos ellos enamoraron a Scorsese, adoptando éste las formas de sus referentes de forma magistral y personal en el filme.

El trabajo de Schapiro se convierte en un recorrido meticuloso que va desde intensos momentos cargados de acción cinematográfica, hasta el trabajo de caracterización de los personajes de Jodie Foster, Harvey Keitel y Robert De Niro. Gracias a este, podemos ver, por poner un ejemplo, que la cresta que lucía De Niro, era una peluca, y todas las pruebas que se hicieron hasta llegar a conseguir el look definitivo del famoso taxista justiciero, que con los años se ha convertido en una de las imágenes icónicas del cine contemporáneo.

Taschen presenta una edición muy cuidada de este libro, y limitada a 1.000 copias. Toda una pieza de coleccionista, con prólogo firmado por el propio Martin Scorsese, con un formato de 29 x 44 cm, pero a un precio realmente prohibitivo (alrededor de unos 500 €), convirtiéndose en un producto sólo apto para bolsillos cargados de dinero o de espíritu kamikaze.