'Vae Victus' de Albert Sánchez Piñol, vuelve Martí Zuviría

El popular personaje creado por el escritor catalán regresa para recorrer el mundo, desde Carolina del Sur hasta el continente australiano.

vae victus

La novela picaresca es genuinamente española. La narración autobiográfica de un personaje nacido en la marginalidad y que se embarca en todo tipo de aventuras (no siempre legales) para sobrevivir fue producto de la imaginación del anónimo autor del 'Lazarillo de Tormes'. Posteriormente, contribuyeron a engrandecer el género escritores como Mateo Alemán con su 'Guzmán de Alfarache', Vicente Espinel con sus 'Relaciones de la vida del escudero Marcos de Obregón' e incluso el mismo Francisco de Quevedo con su 'Historia de la vida del buscón, llamado don Pablos'.

Tanto éxito alcanzó la novela picaresca que narradores europeos más recientes tomaron algunos de sus rasgos para crear una suerte de pillos adaptados a la sociedad de sus respectivos países, buena muestra de los cuales son el Tristam Shandy del británico Laurence Sterne y el soldado Schweik del checo Jaroslav Hasek.

Salvando las distancias, mucho de picaresco hay en el Martí Zuviría creado por Albert Sánchez Piñol (Barcelona, 1965) para su novela 'Victus', publicada en 2012 y que fue un gran éxito de ventas. Este personaje, que se mueve por la convulsa España de 1714, participa en la Guerra de Sucesión primero en un bando y luego en el otro, viviendo mil peripecias. No fue sin embargo la primera obra popular de Piñol. Ya 'La piel fría', historia de terror sobre unos extraños seres anfibios en una isla perdida del océano, logró conectar con el público. En fin, otros títulos del escritor catalán son 'Compañía difícil', 'Las edades de oro' y 'Pandora en el Congo'.

Y ahora regresa con 'Vae Victus' una novela protagonizada de nuevo por Martí Zuviría en la que se intensifica la vida picaresca del personaje puesto que lo hallamos en sitios tan dispares como Carolina del Sur y Viena, siempre metido en algún problema. Y es que la obra consta de cuatro epsiodios: el primero narra como Zuviría, tras escapar en el último momento de la Barcelona sitiada, va a parar a Norteamérica, donde es hecho prisionero por los indios yama a los cuales termina ayudando en su lucha contra los británicos.

Posteriormente, le vemos de nuevo en Europa guerreando a favor de Felipe V y al lado de "Carrasclet", un bandolero al estilo clásico que existió realmente y llegó a dirigir a 5.000 hombres. El tercer episodio se desarrolla en Viena, donde Zuviría llega a conocer al gran Federico II de Prusia y, finalmente, el cuarto lleva al héroe, ya con 70 años, hasta el continente australiano junto al capitán Cook. En definitiva, Piñol nos ofrece un recorrido por el siglo XVIII combinando Historia y aventuras.

Vía: 'El Periódico'.