Un corazón sencillo, de Gustave Flaubert, una historia de bondad

Los grandes autores de la Literatura universal tienen la capacidad de crear personajes complejos. Pero casi todos ellos sintieron, en algún momento, la necesidad de mostrar una criatura buena sin paliativos. En el caso de Gustave Flaubert, ésta es la Felicidad que protagoniza 'Un corazón sencillo'.

En toda novela hay personajes buenos y malos pero, en las grandes obras de la Literatura universal, tanto unos como otros presentan aristas, son complejos, de tal suerte que los primeros, a veces, no obran bien y los segundos, en ocasiones, lo hacen con bondad. Sin embargo, los más ilustres narradores parecen haber sentido en algún momento la necesidad de representar el bien sin rodeos, de alumbrar una criatura que personifique la bondad.

Es proverbial, en este sentido, la Benigna que protagoniza 'Misericordia', de Benito Pérez Galdós. Y, como en el caso de éste, también el francés Gustave Flaubert (Ruán, 1821-1880) creó un ser similar: Felicidad, la asistenta doméstica de 'Un corazón sencillo'.

Foto de Ruán

Una vista de Ruán, ciudad natal de Gustave Flaubert

Máximo representante, junto a Balzac, del Realismo decimonónico galo, Flaubert era de frágil salud y padeció durante toda su vida un desorden de tipo nervioso. Quizá por ello trabajaba obsesivamente sus textos hasta encontrar la palabra adecuada. Él mismo calificaba su trabajo como "agonías del arte" a causa del enorme esfuerzo que hacía para hallar la máxima precisión en los detalles y en los conceptos. Este rasgo, junto a su extraordinaria capacidad para penetrar en la psicología de los personajes, convierte sus obras en creaciones magistrales.

Indudablemente, la mejor de ellas es 'Madame Bovary', que a primera vista podría pasar por una historia de adulterio más. Pero, desde la página inicial se observa que ello no es así. Como la Ana Ozores de Clarín o la Ana Karenina de Tolstoi, el personaje de Flaubert representa las expectativas vitales frustradas por un matrimonio y una existencia monótonos y, en un sentido más amplio, la desilusión ante una vida que no es como había soñado.

Por su parte, como decíamos, 'Un corazón sencillo' es una novela breve que nos cuenta la historia de Felicidad, criada de una viuda con dos hijos, una mujer sencilla que vive por y para los demás. El motivo esencial de su vida es ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio. Tal es su entrega que parece no existir, su existencia es apreciable tan sólo por sus acciones. Pero ello no significa que se trate de un personaje superficial. Muy al contrario, como siempre, Flaubert ha sabido perfilar su psicología con mano maestra. Y, junto a ello, el genial estilo literario del galo, tan extraordinario que hasta la última palabra o coma parecen perfectamente situadas en el contexto. Se trata, en suma, de una pequeña obra de arte.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Universidad de Ruán.

Foto: Stephane Martin.