'Pureza', de Jonathan Franzen, el reto de superarse a uno mismo

Tras el gran éxito de 'Libertad', su novela anterior, todo el mundo esperaba el regreso narrativo del escritor norteamericano.

pureza

Cuando un escritor logra un hito literario, una obra unánimemente aclamada por público y sobre todo crítica, se enfrenta paradójicamente a un enorme reto: conseguir que su siguiente libro mantenga el nivel de la anterior a ojos de todo el mundo, que lo aguarda con expectación. A este desafío se han tenido que enfrentar muchos autores pero buenos ejemplos recientes son Carlos Ruiz Zafón tras el éxito de 'La sombra del viento' y María Dueñas después de triunfar con 'El tiempo entre costuras'.

En la misma tesitura se halla el norteamericano Jonathan Franzen (Chicago, 1959), aunque éste ya ha superado un primer "asalto": su novela 'Las correcciones' obtuvo el National Book Award además de resultar finalista de otros premios como el Pulitzer y el Pen/Faulkner y la siguiente, titulada 'Libertad', confirmó las expèctativas que la primera había despertado.

Podría decirse que incluso las superó pues revistas prestigiosas como el 'Times' calificaron a Franzen como "gran narrador norteamericano de nuestra época". Sin embargo, ahora se enfrenta a una nueva reválida: todos aguardaban a que apareciese su siguiente obra para ver si era capaz de superarse a sí mismo. Y ésta ya ha llegado. Se titula 'Pureza' y ha arribado a las librerías españolas a mediados de este mes publicada por Salamandra, la misma que nos había traído 'Libertad'. Ésta constituía todo un retrato de nuestra época a través de varias generaciones de una familia del Medio Oeste norteamericano formada por unos personajes tan humanos que se erigían en arquetipos de la sociedad actual.

No menos ambiciosa es 'Pureza' pues recorre cuarenta años, varias historias y tres continentes. La trama principal es protagonizada por Purity Tyler, a quien todos apodan de una forma dickensiana como "Pip" (un claro homenaje, pues Franzen es un gran defensor de la novela al estilo tradicional). Es una joven que vive asfixiada por una deuda de sus tiempos en la universidad y mantiene una peculiar relación con su madre a causa de que ésta nunca ha querido decirle el nombre de su padre.

Pip malvive con trabajos mal pagados hasta que, casualmente, logra unas prácticas en Sunlight Project, una opaca asociación fundada por Andreas Wolf, veterano agitador de la RDA que ha reciclado sus actividades a nuestra época. Así, su organización se dedica a revelar secretos de multinacionales y gobiernos. El paralelismo con Julian Assange, creador de 'Wikileaks' y acusado de graves delitos tanto por la justicia estadounidense como por la sueca, es evidente.

Y podría pensarse que Franzen tiene una opinión positiva de éste pero nada más lejos de la realidad. Todo lo contrario, no sólo lo califica como "megalomaníaco" y "perturbado sexual" sino que extiende su crítica a todos los "iluminados" con base en Silicon Valley que -según él-, con la excusa de una supuesta libertad tecnológica, acceden a datos íntimos de millones de personas.

Pero 'Pureza' no sólo aborda el tema de la falta de anonimato en la sociedad actual. También otros muchos asuntos son tratados en la novela, desde el nuevo papel del periodismo hasta las dificultades de vivir en pareja. Es difícil decidir si esta novela es mejor o peor que 'Libertad'. Lo que sí podemos afirmar es que 'Pureza' es una obra extraordinaria que no defraudará a nadie.

Vía: 'El País'.