Lo prohibido, el mundo de las altas finanzas visto por Galdós

Benito Pérez Galdós es el principal retratista de la sociedad española de la Restauración. No hay clase social que no haya pasado por su pluma. En Lo prohibido presenta al mundo de las finanzas como algo oscuro y escasamente ético.

La novela realista de la segunda mitad del siglo XIX se proponía, al modo de un notario, inventariar y dar fe de la sociedad de su tiempo, con sus virtudes y sus defectos. Quería ser una suerte de historia novelada de una época en que los cambios se sucedían vertiginosamente.

No es de extrañar, por ello, que los grandes narradores del periodo retratasen aquel mundo en toda su variedad. Ejemplos eminentes de ello son Honoré de Balzac con su enorme Comedia humana en Francia, Charles Dickens en Inglaterra o Fiodor Dostoievsky en Rusia.

Foto del Teatro Pérez Galdós

Teatro Pérez Galdós y monumento al escritor en Las Palmas de Gran Canaria

Igualmente, en España se erige la gran figura de Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 1843-1920), admirador de los anteriores y cuya obra constituye un vasto mosaico de la vida española en la segunda mitad de la centuria.

En efecto, podría decirse que no hay parcela de la sociedad de la que el novelista canario no se haya ocupado: desde las clases bajas hasta la alta aristocracia pasando por las medias –con especial incidencia en la figura del cesante-, todos los grupos sociales transitan por sus novelas.

Pero no es sólo eso. Además, el genial escritor los disecciona dejando al descubierto sus virtudes y defectos, sus miserias y grandezas. El resultado es de tal valor sociológico -y, por supuesto, literario- que cualquiera que desee formarse una opinión de lo que era aquella sociedad, mejor que buscarlo en los libros de historia, debería hacerlo en las novelas de Galdós.

Concretamente en Lo prohibido, publicada en 1884, se ocupa del siempre oscuro mundo de las altas finanzas. José María Bueno –obsérvese lo simbólico del nombre, ya que representa la fuerza corruptora del dinero (los nombres que el novelista pone a sus personajes merecerían una tesis)- es un rentista que arriba a Madrid para aumentar su fortuna en la Bolsa. Allí se enamora de su prima Eloisa, una mujer casada y frívola que, como su marido está enfermo, considera el adulterio como algo menor.

Pero, cuando éste muere, el rico se cansa de su amante y busca una nueva: su otra prima Camila, una muchacha que también es casada y pasa apuros económicos. Sin embargo, ésta muestra entereza y lo rechaza sistemáticamente a pesar de su dinero.

Sin embargo, lo realmente importante de la obra es la crítica de ese mundo financiero cuyo dinero nunca procede del trabajo y que corrompe todo lo que toca. En este sentido, la integridad de Camila constituye la excepción y, con ello, la esperanza de que aún quedan personas íntegras que no se venden a aquél.

En suma, se trata de una obra menos conocida de Galdós pero no por ello menos excepcional.

Podéis leer la obra aquí.

Fuente: Cervantes Virtual.

Foto: Teatro Pérez Galdós: Odynny en Wikimedia.