'La mujer del teniente francés', de John Fowles

La novela, que retrata una relación sentimental incomprendida por la moral victoriana, fue llevada al cine por Karel Reisz.

mujer del teniente

En el mundo de la Literatura se ha bautizado -de manera un tanto forzada- como "Postmodernismo" a una corriente cuyo denominador común es mostrar las obsesiones y miedos del ser humano actual. Se trata de una característica bastante abstracta y, en consecuencia, en ella pueden incluirse obras y autores muy diferentes. De hecho, se han atribuido rasgos postmodernistas a escritores tan dispares como Ítalo Calvino, Umberto Eco, Philip K. Dick, Winfried G. Sebald o Thomas Pynchon.

Igualmente, suele incluírse en esa tendencia a John Fowles (Essex, 1926-2005), uno de los grandes novelistas británicos de las últimas décadas que se hizo popular en todo el mundo al ser llevadas al cine muchas de sus obras.

Ya lo fue su primera novela, 'El coleccionista', publicada en 1964 después de que Fowles sirviera en la Armada y trabajara como profesor en varios países. Es un "thriller" psicológico muy audaz para su tiempo, pues narra la historia de Miranda, una muchacha atractiva y de buena posición que es secuestrada por Frederick, un joven totalmente obsesionado con ella. No obstante, la fijación de éste no es de tipo sexual ni sentimental sino que -en su desvarío- más bien la ve como un objeto de colección. La película basada en este relato fue dirigida nada menos que por William Wyler con Terence Stamp y Samantha Eggar como protagonistas. También 'El mago', inspirada en las vivencias de Fowles en Grecia fue llevada al cine.

Y lo mismo sucedió con 'La mujer del teniente francés', con dirección de Karel Reisz, interpretaciones de Jeremy Irons y Meryl Streep y guión del Nobel Harold Pinter. Ésta es una novela histórica sobre la Inglaterra victoriana, minuciosamente descrita, que nos lleva a la bahía de Lyme. Allí y para visitar a su prometida llega el paleontólogo Charles Smithson, quien pronto conoce a Sarah Woosroff, mujer siempre melancólica desde que la abandonó un marino francés a quien había cuidado tras sufrir un naufragio.

Entre Charles y la triste Sarah nacerá una pasión que la rígida moral de la época no podrá tolerar. Al tiempo que -como decíamos- construye un fiel reflejo de la Inglaterra victoriana, Fowles juega con las técnicas novelísticas decimonónicas (como el narrador omnisciente) para contar una intensa historia de amor. 'La mujer del teniente francés' resulta así una magnífica novela en la cual destaca especialmente la enigmática Sarah, un personaje femenino de muchos kilates.

Vía: Web dedicada al escritor.