'La jungla', de Upton Sinclair

Una novela cuya popularidad originó que se cambiasen leyes laborales y de consumo alimentario en Estados Unidos.

Biblioteca Monrovia, California

Al hablar de novela social, todos pensamos en la narrativa que se desarrolló hacia los años cincuenta del siglo XX y que denunciaba las penosas condiciones de vida de los desfavorecidos. Ejemplos de ella son neorrealistas italianos como Carlo Levi, Alberto Moravia o Vasco Pratolini y autores españoles como Rafael Sánchez Ferlosio, Luis Romero, Antonio Ferres, Armando López Salinas y, con mayor calidad literaria, Ignacio Aldecoa.

Pero, en un sentido amplio, la novela social entendida como presentación de las duras condiciones en que vivían amplios estratos de la sociedad, siempre ha existido y buena muestra de ello es la obra del escritor y activista norteamericano Upton Sinclair (Baltimore, 1878-1968).

De ideas socialistas, Sinclair se formó en las Universidades de Nueva York y Columbia. Participó en la fundación del American Civil Liberties Unión ("Unión por las Libertades Civiles Americanas") y fue varias veces candidato electoral aunque con malos resultados. Mayor éxito tuvo con sus novelas de crítica social en las que denunciaba los excesos y abusos de la economía estadounidense y que tuvieron tanto alcance que provocaron varias reformas nacionales. Así ocurrió con la obra que le granjeó la popularidad: 'La jungla'. Pero no sólo con ésta, también con otras. Por ejemplo, 'Petróleo' critica duramente la corrupción que en torno al "oro negro" se produjo en su país a principios del siglo XX (la obra sería llevada al cine con el título de 'Pozos de ambición' por Paul Thomas Anderson).

Menos conocida es su serie de novelas protagonizadas por Lanny Budd, un acaudalado agente secreto que participa en los acontecimientos internacionales más importantes de su época. Entre ellas, destacan 'El fin del mundo' y 'Los dientes del dragón', ésta última sobre la Alemania Nazi y ganadora del Premio Pulitzer en 1943.

Sin embargo, es 'La jungla', publicada en 1906, su novela más conocida. A través de la figura de Jurgis Rudkus, un emigrante lituano que llega a Estados Unidos en busca de fortuna, denuncia las inhumanas condiciones de trabajo en los mataderos de Chicago y, al tiempo, las malas prácticas que se llevaban a cabo en ellos con los alimentos. Tal fue su repercusión que Sinclair sería recibido por el Presidente Theodore Roosevelt, quién pondría en marcha nuevas leyes para corregir aquellos excesos. Pero, además y a diferencia de otros autores de novela social, menos dotados literariamente, Sinclair es un excelente escritor que no ha perdido un ápice de vigencia.

Fuente: Spartacus Educational.

Foto: Monrovia Public Library.