'Justicia poética', de Elliott Murphy

Un relato ambientado en el "lejano Oeste" y escrito por el famoso músico que ha colaborado, entre otros, con Bruce Springsteen.

justicia poetica

Últimamente, se está poniendo de moda entre los músicos de rock iniciar una carrera literaria. Entre ellos, Keith Richards, componente de 'The Rolling Stones', quien publicó no hace mucho 'Gus y yo: la historia de mi abuelo y mi primera guitarra', y Bruce Springsteen, que ha firmado una novela gráfica titulada 'Outlaw Pete', inspirada en su canción del mismo título. Pero, junto a ellos, hay otros musicos que ya tienen una interesante trayectoria literaria.

Quizá el caso más popular sea el del noruego Jo Nesbo, líder del grupo 'Di Derre' y ya un prestigioso autor de novela policíaca, con creaciones como el inspector Harry Hole quien protagoniza títulos como 'El murciélago', 'El muñeco de nieve' y 'El leopardo'.

Menos fama como escritor aunque también cuenta con varias obras a sus espaldas tiene Elliott Murphy (Long Island, 1949), músico de larga trayectoria que ha colaborado entre otros, precisamente, con Springsteen. Sin embargo y como él mismo confiesa, empezó a escribir antes que a lanzar discos y ha trabajado mucho tiempo en la revista 'Rolling Stone' entrevistando a sus colegas. Entre sus libros, cabe citar 'Cold and Electric', 'The lion sleeps tonight', 'Café Notes' y 'Poetic justice'.

Precisamente ésta última acaba de ser publicada en España por Tropo Editores acompañada de un cd con tres canciones que el propio Murphy ha compuesto e interpretado para la ocasión. Además, se ha añadido una versión recitada y musicalizada del primer capítulo. En cuanto a la obra literaria en sí, es una suerte de "western" moderno en el que se aprecia el influjo del director cinematográfico John Ford y donde aparecen personajes reales como el poeta Walt Whitman.

'Justicia poética' narra la historia de Petit Jean, quien siedo niño presencia el asesinato de su padre. Adoptado por un tío, crece en un prostíbulo de Nueva York con dos ideas fijas: volver a reunir a su familia y vengar la muerte de su progenitor. la aparición de Whitman se justifica por la admiración que por él siente nuestro protagonista.

Y junto a ambos, por el relato circulan prostitutas de buen corazón, sheriffs corruptos, bandidos apuestos y gángsteres con veleidades musicales. Todos ellos se mueven por ambientes tan dispares como Manhattan y las llanuras de Oklahoma, éstas últimas escenario de un mundo crepuscular -el del "salvaje Oeste"- que se resiste a morir.

Vía: Europa Press.