El jurado, de John Grisham, un thriller legal

Se denomina thriller legal a un subgénero narrativo -y por extensión cinematográfico- cuya trama se centra en aspectos judiciales y que, en consecuencia, está protagonizado por abogados, clientes y, en general, todos aquéllos que intervienen en los juicios. Su gran maestro es John Grisham, que en 'El jurado' muestra un proceso bastante desigual.

En los últimos tiempos, se ha puesto de moda un subgénero narrativo –y, por extensión, cinematográfico- que presenta una intriga de tipo legal y que está protagonizado por abogados, colaboradores de éstos, clientes y, en general, todos aquéllos que se hallan involucrados en un juicio. Para clasificarlo, se ha elegido la denominación de "thriller legal".

Sin embargo, no es un género nuevo. Algo de él existía, por ejemplo, en el proceso en que participaba el Atticus Finch de 'Matar a un ruiseñor', la excepcional novela de Harper Lee que le proporcionaría el Premio Pulitzer. Pero, en cualquier caso, el gran éxito de la narrativa legal ha llegado con las obras de John Grisham (Jonesboro, Arkansas, 1955), un autor que ya poseía un importante bagaje profesional como abogado antes de comenzar a escribir novelas.

John Grisham

John Grisham en un acto público

Precisamente como profesional, en 1984, Grisham presenció el estremecedor testimonio de una víctima de violación que contaba tan sólo doce años. Como afición, comenzó entonces a redactar un texto en el que imaginaba qué podría haber ocurrido si el padre de aquélla hubiera matado a sus agresores. El resultado fue su primera novela, 'Tiempo de matar', que inicialmente no obtuvo gran reconocimiento. Curiosamente, sería su segunda obra, 'La tapadera', la que le otorgaría un enorme éxito, constituyendo el primer súper-ventas del autor, algo que se repetiría con cada nueva publicación suya.

Por su parte, en 'El jurado', Grisham explora un tema que le es especialmente grato: la confrontación legal entre una persona sencilla y una poderosa multinacional o un gran consorcio de ellas: una joven viuda de Nueva Orleans les interpone un pleito acusándolas de la muerte de su marido. Su causa es representada por Wendall Rohr, un hombre de principios que cree sinceramente en las razones de su cliente. Frente a ellos, oculto tras un hombre de paja, se halla Rankin Ficht, un experto en la elección de jurados que utiliza sofisticados métodos para ello.

Sin embargo, uno de los nominados para serlo, Nick Easter, parece tener sus propias motivaciones para influir en sus compañeros e incluso una intermediaria se pone en contacto con los abogados para hacerles saber que el jurado está en venta al mejor postor. Se trata, en suma, de una novela apasionante, que cuenta con todos los ingredientes para atrapar al lector hasta la última página. Es, indudablemente, una de las mejores creaciones de John Grisham, uno de los autores más vendidos de los últimos años.

Fuente: Web oficial de John Grisham.

Foto: JRockefeller IV.