'El códice de las brujas', Víctor Conde se sumerge en los rituales paganos

En escritor canario vuelve al género de terror que ya cultivara en novelas como 'He oído a los mares gritar mi nombre' o 'Hija de lobos'.

codice

Aunque hubo magníficas excepciones en el siglo XIX como Gustavo Adolfo Bécquer con sus 'Leyendas', los escritores españoles nunca han sido muy dados al terror. Sin embargo, esto ha cambiado en los últimos años con una excelente generación de autores que cultivan con sabiduría el género. Entre ellos, Emilio Bueso, Ismael Martínez Biurrun, Care Santos, David Jasso o Roberto Malo, sin olvidar a esa suerte de pionera que ha sido Pilar Pedraza.

Muchos de ellos forman parte de la Asociación Nocte de autores de terror. Tambien la integra Víctor Conde, pseudónimo de Alfredo Moreno Santana (Santa Cruz de Tenerife, 1973), quien cultiva igualmente el género fantástico y la ciencia ficción, tantas veces emparentados con lo terrorífico, y cuya última novela, 'El códice de las brujas', acaba de llegar a las librerías.

De hecho, la obra más conocida de Conde es 'Crónicas del Multiverso', con la cual obtuvo los premios Minotauro e Ignotus y que se inscribe en la más genuina ciencia ficción, pues narra la existencia de un cosmos habitado por distintas especies inteligentes que deben tomar medidas ya que los soles que las mantienen vivas se están apagando. Y al mismo género pertenecen otras novelas suyas como 'El dragón estelar' o 'Mystes'. En cuanto a sus historias de terror, cabe citar 'Hija de lobos' o la más ambiciosa 'Trilogía de los heraldos', en la cual imagina la lucha definitiva entre las fuerzas del Bien y las del Mal.

También lo terrorífico conforma la esencia de 'El códice de las brujas', en concreto oscuras fuerzas ancestrales que recuerdan a los mitos de Cthulhu lovecraftianos. Vincenzo Strada es un estudioso de los antiguos rituales paganos. Tan obsesionado está con el tema que busca su huella incluso en el cine para lo cual se matricula en la UCLA norteamericana. Pero, no hallando las respuestas que busca, decide trasladarse al llamado "Cinturón de la Biblia", el área de Estados Unidos donde las creencias religiosas se hallan más arraigadas creyendo que en zonas de tanta espiritualidad le será más fácil encontrar el rastro de lo que busca.

Ya instalado allí, escucha en la radio la conversación entre un rabino y una mujer, quienes debaten sobre la esencia del Mal. Como ella dijese conocer a personas capaces de invocar a oscuras fuerzas primitivas, Strada se consagrará a encontrarla para que le ponga en contacto con esas sectas paganas. En definitiva, una magnífica novela de terror sobre el mundo de la brujería.

Vía: 'Comparte Libros'.