Los escritores noveles saltan al ring en Lima

La crisis, que afecta a todos los ámbitos de la economía, también ha llegado al mundo editorial y los jóvenes escritores tienen que agudizar su ingenio para lograr ver sus obras publicadas. Pero la iniciativa 'Lucha Libro: Campeonato de Improvisación Literaria' que se desarrolla en Lima resulta, cuando menos, muy original.

No corren buenos tiempos para que los escritores noveles publiquen sus obras. Por ello, todo el mundo agudiza su ingenio con objeto de despertar la atención de las editoriales. Sin embargo, la iniciativa que se está desarrollando estos días en Lima (Perú) es, cuando menos, original. Se trata de 'Lucha Libro: Campeonato de improvisación literaria' y celebra su segunda edición (la del pasado año fue ganada por Francisco Hermoza).

'Lucha Libro' combina la Literatura con el ritual de los luchadores

'Lucha Libro' combina la Literatura con el ritual de los luchadores. Ni siquiera falta la máscara

Es una idea del publicista Christopher Vásquez consistente en que dos escritores, enmascarados como si de luchadores se tratara y sentados ante un ordenador, combaten entre sí ante un jurado.

La pelea -por supuesto, lejos de cualquier violencia- consiste en improvisar una historia que debe incluir tres elementos que previamente les ha dado la organización. El autor del mejor relato pasa la eliminatoria y el perdedor, además de quedar apeado de la competición, pierde su máscara siguiendo el ritual de la lucha libre mexicana. Para seguir con las similitudes con ésta, cada participante tiene un nombre de guerra (el del ganador del pasado año era "Maladjusted"). Finalmente, quedará un único campeón que será recompensado con la publicación de una de sus obras pero, para saber su nombre, habrá que esperar al próximo uno de octubre, día en que se celebrará la final.

El 'Lucha Libro' se ha convertido en una de las mayores atracciones culturales de la capital peruana. En los enfrentamientos, seguidores de uno y otro autor llenan el local y jalean a su favorito como si de un verdadero combate entre luchadores se tratara. Sin duda, es una original iniciativa para poner a prueba la destreza de los escriotres noveles.

Fuente: 'El País'.

Foto: Zamed.