Muere el historiador Sir John Keegan

Según ha informado 'The New York Times', ayer día dos falleció el historiador británico Sir John Keegan tras una larga enfermedad. Autor de algunos de los mejores textos sobre historia militar, supo dar a este género un tono más humano al narrar las batallas desde la perspectiva de los soldados que participaron en ellas.

Según ha informado el periódico 'The Telegraph', del que era editor de asuntos militares, ayer jueves falleció Sir John Keegan tras una larga enfermedad. Decano de los historiadores del Reino Unido y uno de los más prestigiosos de Europa, era igualmente profesor en la prestigiosa Academia Militar de Sandhurst, en la que impartió sus enseñanzas durante veinticinco años.

John Keegan estudió a fondo el Desembarco de Normandía (en la foto)

John Keegan estudió a fondo, entre otras grandes batallas, el Desembarco de Normandía (en la foto)

Y ello pese a que Keegan ni siquiera estuvo en el ejército. Él mismo lo reconocía cuando señalaba: "no he estado en una batalla, ni cerca de una, ni siquiera he oído una de lejos".

Una tuberculosis contraída a los trece años y que le tuvo durante mucho tiempo de hospital en hospital le impidió incluso hacer el servicio militar. Sin embargo, aprendió tanto y tan bien que hoy es considerado uno de los historiadores militares más importantes del mundo. Nacido en Londres en 1934, ha publicado una veintena de libros sobre los más diversos asuntos en los que siempre trata de encontrar el lado más humano de sus protagonistas.

Entre ellos, es imprescindible citar 'Secesión: la Guerra Civil Americana', 'La Segunda Guerra Mundial' o 'Seis ejércitos en Normandía'. Pero, sobre todo, la que probablemente sea su obra maestra: 'El rostro de la batalla', en el que analiza tres de ellas que hicieron historia, la de Agincourt en 1415, la de Waterloo en 1815 y la del Somme en 1916, al tiempo que las relaciona entre sí.

Al mérito de mostrar estas contiendas desde la perspectiva de los soldados que combatieron en ellas y no aburrirnos con tácticas militares, Keegan añadía un característico estilo ameno y muy humano. Por nuestra parte, a su afirmación de ignorancia sobre estrategia militar antes citada, añadiríamos que ni falta que le hacía saber de ella, pues de este modo, nos muestra en sus textos la cara más auténtica de las guerras: la de los infantes de a pié que la sufren. Descanse en paz.

Fuente: 'The New York Times'.

Foto: Recuerdos de Pandora.