César o nada, de Pío Baroja, o la pasión de mandar

Seguramente, el afán de medrar en política es tan antiguo como la propia sociedad. Sobre ello trata la novela de Pío Baroja titulada 'César o nada' y que pertenece a la trilogía 'Las ciudades'. Su protagonista -César Moncada- es un personaje complejo que tiene ideas nobles pero jamás repara en los medios.

El afán de medrar en la política no es nada nuevo, de hecho probablemente sea tan antiguo como la existencia de la sociedad. A veces, se hace con fines nobles pero otras -seguramente más de las que quisiéramos, para nuestra desgracia- quién lo hace busca un enriquecimiento rápido por medios poco lícitos.

Sobre todo ello trata la narración del vasco Pío Baroja (San Sebastián, 1872-1956) titulada 'César o nada', que constituye la primera de su trilogía 'Las ciudades'. Integrante de la Generación del Noventa y ocho y, probablemente, el mejor novelista de nuestras letras después de Benito Pérez Galdós (quizá no por su calidad estética, pero sí por la profundidad de sus contenidos), fue Baroja una personalidad peculiar: solitario y de talante amargado en la distancia, con el trato ganaba en humanidad.

Pío Baroja nació en San Sebastián (en la foto)

Pío Baroja nació en San Sebastián (en la foto).

Pero siempre, quizá aún más que otros miembros de su generación, mostró un pesimismo existencial que era fruto tanto de sus lecturas de Schopenhauer como de la coyuntura histórica que le tocó vivir. Por ello, a diferencia por ejemplo de Miguel de Unamuno, que tronaba ante la postración de la España de su tiempo, Baroja siempre mantuvo una actitud escéptica y apática. Y, en este sentido, no deja de resultar curioso que siempre mostrara enorme admiración por los hombres activos, aventureros y comprometidos como prueba la serie de veintidós novelas que dedicó a su antepasado Eugenio de Aviraneta, un conspirador romántico y a las que agrupó, precisamente, bajo el título de 'Memorias de un hombre de acción'.

Por su parte, en 'César o nada', nos presenta a un personaje que encaja perfectamente con el anterior. César Moncada es un hombre de ideas reformistas que busca medrar en política a cualquier precio y que, con tal de lograrlo, no duda en aprovecharse de la corrupción de los demás. Es, por tanto, una criatura compleja, pues aunque sus intenciones no son malas, para él un buen fin justifica los medios.

La obra narra cómo se traslada a Roma acompañado de su hermana para obtener la influencia de un pariente cardenal. Éste se la niega debido a sus ideas anticlericales pero entonces se convierte en protegido de un hacendado zamorano y, finalmente, logra convertirse en diputado y líder político, algo que, no obstante, le traerá funestas consecuencias. Es un personaje muy del gusto barojiano: bien trazado y, pese a tener las ideas muy claras, lleno de contradicciones vitales. Se trata, en suma, de una novela excelente, una de las más interesantes de Baroja.

Fuente: Guipuzkoa Kultura.

Foto: Rosshuggett.