'Gertrud', de Hjalmar Söderberg, una mujer romántica

Al igual que, hoy día, las literaturas nórdicas destacan por la narrativa policíaca, a fines del siglo XIX lo hacían por su excelente dramaturgia. Uno de sus mejores representantes fue Hjalmar Söderberg, discípulo de Strindberg y que, en 'Gertrud', nos presenta a una mujer que se debate entre tres hombres.

Como ahora sucede con la novela policíaca, en la que los escritores nórdicos destacan sobremanera, a fines del siglo XIX las literaturas sueca y noruega mostraban un excelente conjunto de dramaturgos cuya influencia en el teatro posterior fue muy importante. Es indispensable citar, en este sentido a Henrik Ibsen pero también, en lo que a Suecia respecta, a August Strindberg, creador con un fuerte componente simbolista.

Hjalmar Söderberg nació en Estocolmo (en la foto, una vista de la ciudad)

Hjalmar Söderberg nació en Estocolmo (en la foto, una vista de la ciudad)

En cierta medida, como discípulo de éste, puede considerarse a Hjalmar Söderberg (Estocolmo, 1869-1941), periodista, narrador y dramaturgo de excelentes cualidades literarias que, si bien no es muy conocido en Occidente, gozó de una importante fama en su país.

Representante nórdico del llamado "Decadentismo", su primera publicación fue 'Förvillelser', un conjunto de estampas del Estocolmo de su tiempo. Pero su obra maestra –y también la más polémica- fue la novela 'Doctor Glass', en la cual Söderberg presenta un triángulo de personajes (un clérigo, su joven esposa y un médico enamorado de ésta) en el que ninguno de ellos es honrado y que culmina con una especie de defensa del asesinato cuando éste sirve para eliminar a un ser tiránico. A la vista de semejante argumento, no resulta difícil imaginar el debate que esta obra levantó en su época.

Por su parte, 'Gertrud', estrenada en 1906 y considerada su mejor pieza dramática, está protagonizada por la mujer que le da título. Gertrud está casada con un importante político, Gustav Kanning, que no le presta toda la atención que ella, una criatura romántica e idealista, demanda. A causa de ello, entabla una relación con un joven y prometedor pianista llamado Erland Jansson. Cuando por fin reúne las fuerzas para abandonar a su marido y huir con él, Jansson le confiesa que espera un hijo con otra mujer y, por tanto, no puede hacerlo.

Ha estado engañándola y es en ese momento cuando reaparece el poeta Gabriel Lidman, con quién Gertrud también había mantenido un romance y que intenta convencerla para escapar con él. Al tiempo, su marido, más preocupado por las apariencias que por su matrimonio, le ofrece la reconciliación. La obra, que fue llevada al cine por el director danés Carl Theodor Dreyer en 1964, trata por tanto de la complejidad de las relaciones sentimentales y de cómo éstas –según el pesimismo de Söderberg- suelen verse abocadas al fracaso. Hoy día, se la considera una de las grandes creaciones de la dramaturgia sueca, a la altura del mejor Strindberg.

Fuente: Biografías y Vidas.

Foto: Sitomón.