'Enrique el Verde', de Gottfried Keller

Una extensa y magnífica novela autobiográfica que figura entre las cimas del Realismo decimonónico germano.

Zurich

El escritor suizo en lengua alemana Gottfried Keller (Zúrich, 1819-1890) es, probablemente, el más famoso de la literatura de su país en el siglo XIX (con permiso de Johanna Spyri, creadora de Heidi). A él se deben obras como 'Novelas de Zurich', donde narra con tono costumbrista la Historia de la Confederación Helvética a través del devenir de su ciudad natal, y 'La gente de Seldewyla', en la que propugna una Suiza al margen de los vaivenes políticos europeos.

Sin embargo, Keller siempre defendió su adscripción a la Literatura Alemana por considerar que un autor pertenece a las letras del idioma en que escribe. Y, de hecho, su novela 'Enrique el Verde' es considerada una de las cimas del realismo germano y contó entre sus admiradores a Friedrich Nietzsche.

En cualquier caso, Keller permanecerá para siempre unido a Zúrich. En su Ayuntamiento trabajó varios años, a éste legó sus escritos y su foto preside la Öpfelkammer, taberna más antigua de la ciudad, donde solía encontrársele. Como escritor, Keller se mueve entre el costumbrismo y el realismo al más puro estilo decimonónico, si bien con tintes naturalistas, especialmente en lo que se refiere a la influencia de las circunstancias sociales en la trayectoria del individuo. A todo ello responde 'Enrique el Verde', autobiografía novelada del autor. A través del protagonista, conocemos su infancia, la prematura muerte de su padre, los años de formación y su dedicación a la pintura (Keller se había encaminado a ella e incluso estudió esta disciplina en Múnich).

Pero también recorremos el panorama político y cultural de la Alemania y Suiza de aquella época. Junto a todo ello, la tesis central de la monumental novela (casi mil páginas) es -como decíamos- la necesidad del individuo de adaptarse a la sociedad o, dicho con otras palabras, cómo ésta determina la trayectoria vital de aquel, algo que le ocurrió al propio Keller cuando se vio obligado a dejar la pintura para poder ganarse la vida.

De todos modos, con ello las letras consiguieron un gran escritor, meticuloso hasta el punto de haber rehecho 'Enrique el Verde' casi por completo al no gustarle la versión inicial (algo que también nos da idea de su temperamento obsesivo). Aunque sí la mejor, ésta no es la única obra destacada de Keller. Además de 'Novelas de Zurich', ya citada, cabe mencionar el volumen de cuentos 'Siete leyendas' y 'Romeo y Julieta en el pueblo', versión de la obra shakespeariana que se desarrolla en los Alpes.

Vía: Kirjasto.

Foto: John Eckman.