El legado de Miguel Hernández, finalmente para Jaén

Tras las graves diferencias entre la familia del autor de 'Perito en lunas' y las autoridades de la Comunidad Valenciana, la villa de Quesada será su destino.

Ilustracion homenaje a Miguel Hernandez

Tras una serie de peripecias dignas de una película de suspense, el legado del gran poeta Miguel Hernández (Orihuela, 1910-1942), llamado "epígono de la Generación del Veintisiete", se quedará en Jaén. Hasta el pasado año se encontraba depositado en un banco debido a las diferencias entre la familia del autor de 'El rayo que no cesa' y las autoridades de la Comunidad Valenciana.

Pero –según ha trascendido ayer- la Diputación de Jaén y los citados herederos han llegado a un acuerdo por el que la primera se hace con la titularidad del legado a cambio de tres millones de euros.

Ambas partes habían conseguido ya hace un tiempo acercar posturas por lo que los documentos pasaron este último año guardados en el Instituto de Estudios Giennenses. No obstante, para su exhibición al público se acondicionará el Museo de Quesada, hasta ahora dedicado en exclusiva al pintor Rafael Zabaleta. Mientras tanto, se procederá a catalogar las más de cinco mil seiscientas piezas documentales, que incluyen manuscritos, cartas, poemas y otros textos.

Precisamente el responsable de esta labor, Francisco Escudero, ha avanzado el hallazgo de trescientas cartas, hasta ahora inéditas, enviadas por Vicente Aleixandre -su mentor lírico- al poeta de Orihuela y, tras la muerte de éste, a su esposa, Josefina Manresa. Ésta fue la que conservó el legado hernandiano y era natural de Quesada, donde ahora se asentará. Según fuentes de la familia, siempre quiso que estos archivos fueran a parar a su pueblo y por ello negociaron con la Diputación de Jaén, que prevé abrir el museo a finales de 2014 con la esperanza –dice su Presidente- de que constituya un revulsivo turístico para la zona.

Vía: 'El País'.

Foto: Keith Williamson.