'El genio alegre', de los hermanos Quintero

Un enorme éxito de público en su tiempo que transmite la dicha de vivir y la luminosidad meridional característica de estos escritores sevillanos.

Madrid

En la historia del teatro español se conoce como "sainete" a toda pieza breve de carácter costumbrista y cómico que generalmente se escenificaba para acompañar a una obra mayor. Su época más brillante quizá se haya producido a principios del siglo XX con autores como Tomás Luceño, Javier de Burgos y Carlos Arniches cuyas historias ambientadas en el Madrid castizo tuvieron enorme popularidad.

Tal fue su éxito que surgieron textos de este género cuya trama se desarrollaba en otras partes de España, como Valencia, e incluso en Hispanoamérica (Uruguay o Argentina), con el llamado "sainete criollo", en el que destacaron figuras como Florencio Sánchez y Gregorio de Laferrere.

Esa fórmula costumbrista y amable fue, así mismo, aprovechada por otros autores para crear piezas de mayor extensión. Algo de ello encontramos en las obras de los hermanos Serafín (Utrera, Sevilla, 1871-1938) y Joaquín Álvarez Quintero (Utrera, 1873-1944), verdaderos cantores de su Andalucía natal pintada con luminosidad y belleza. Son textos caracterizados por un tono amable que trasmite alegría de vivir sólo empañada por enredos de tipo sentimental que suelen tener un desenlace feliz. Bien es cierto que también escribieron algún drama como 'Los Leales' o 'La calumniada' pero donde se aprecia verdaderamente su talento es en aquellas otras obras caracterizadas por su costumbrismo meridional: 'La flores', 'Malvaloca', 'Puebla de las mujeres' o 'Mariquilla Terremoto'.

A éstas últimas pertenece igualmente 'El genio alegre', que nos traslada al pequeño pueblo andaluz de Alminar de la Reina. En él vive doña Sacramento Alcázar, marquesa de los Arrayanes, una aristócrata caracterizada por su austero modo de vida. Sin embargo, Julio, hijo de aquélla, se conduce de una forma totalmente opuesta y su comportamiento disoluto desagrada profundamente a su madre.

Pero todo cambia cuando llegan de visita la sobrina de la marquesa y, sobre todo, su asistenta Coralito, que traen la alegría a la sobria y gris existencia de su anfitriona y su administrador don Eligio. Estrenada el veintidós de enero de 1907 en el Teatro Español de Madrid por la prestigiosa compañía de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, 'El genio alegre' fue uno de los éxitos escénicos más importantes de la primera mitad del siglo XX en España: se mantuvo, casi ininterrumpidamente, hasta 1930 sobre las tablas. Además, fue representada por los más destacados intérpretes de la época como Margarita Xirgu o Lola Membrives. Y es que, quizá su acierto residiera precisamente en la alegría de vivir que transmite.

Fuente: Sevillanos ilustres de los siglos XIX y XX.

Foto: Jim Anzalone.