'Sunset Park', escrito por Paul Auster

Sunset Park, en el corazón de Brooklyn, es uno de los escenarios de una de las últimas novelas de Paul Auster. Es en ese barrio donde el joven Miles Heller decide vivir al volver a Nueva York tras siete años de haberse ido de la ciudad.A raíz de un episodio traumático, Miles huye de su pueblo natal para establecerse, después de recorrer parte del territorio estadounidense haciendo trabajos no cualificados, concretamente en Florida. Es allí donde se enamora de una joven de origen hispano por la que, por razones que averiguará el lector, se ve obligado a abandonar Florida. Este es el motivo por el que realiza un viaje de vuelta que le obligará a reencontrarse con fantasmas del pasado, con experiencias no encaradas en su momento, con relaciones familiares dificultosas, con un padre que ya no lo conoce y una madrastra que lo detesta... Es un retorno equiparable a los soldados supervivientes que, en la clásica película 'Los mejores años de nuestras vidas' (William Wyler, 1946), retornan a sus hogares, el retorno de unos héroes que han sufrido situaciones extremadamente violentas pero que ven como, paulatinamente, la sociedad les marginando debido a la huella física y psicológica que en ellos ha dejado la Segunda Guerra Mundial.

Quizás no es la mejor novela de Auster, pero es un buen libro

Con un estilo narrativo ágil ya la vez rico, Paul Auster (Newark, Nueva Jersey, 1947) trama un cañamisa donde van apareciendo y cobrando importancia los diversos protagonistas de su obra, la mayoría de los cuales vive pensando en una u otra utopía. Cada uno de los capítulos del libro está escrito desde el punto de vista de uno de los personajes. Jóvenes y mayores ven, pero, como sus utopías se desmontando.Jóvenes y mayores son personajes desencantados de la vida. Y el resultado de estos desencantos se cosifica en objetos descatalogados, objetos que han dejado de tener funcionalidad: lo que se repara en el Hospital de los Objetos Rotos, la casa abandonada de Sunset Park, las fotografías de las posesiones olvidadas en las mudanzas ...

La novedad estilística de Sunset Park es que en esta última obra Paul Auster opta por una escritura lineal, una narración en presente y en forma continua. El autor justifica que, de este modo, remarca las similitudes entre la ficción relatada y la realidad norteamericana, una realidad salpicada de arriba abajo por la crisis inmobiliaria y económica por la que atraviesa el país. La crisis está ejemplificada, también, en aquellos objetos rotos, olvidados o abandonados que van apareciendo en el texto.

Sunset Park no está exenta de críticas. Hay quien dice que Paul Auster ha entrado en un ritmo rutinario de publicaciones, hay quien dice que ha abandonado su estilo narrativo, hay quien dice que es un vendido...  Seguro que esta no es la mejor obra del escritor eternamente enamorado de Brooklyn, pero sí es un pequeño bombón narrativo que atrapa al lector y que lo hace identificarse con uno o más personajes, con una o más situaciones idealistas que, desgraciadamente, suelen terminar en desengaños.