“Periodistas de cine” un libro que reúne lo mejor de esos mundos

El libro "Periodistas de cine, el cuarto poder en el séptimo arte", es la única obra que reúne ambos mundos, obteniendo un texto realmente interesante.

"Periodistas de cine, el cuarto poder en el séptimo arte"

Desde que Charles Chaplin interpretara a un joven gacetillero en la redacción de un periódico en 1914, el cine se ha sentido cada vez más atraído por el periodismo. Esta sólida unión que se remonta casi un siglo atrás, aparece recogida en el libro “Periodistas de cine, el cuarto poder en el séptimo arte”, del informador Luis Mínguez Santos, una obra creada para el disfrute de los más cinéfilos y colegas de profesión, a partes iguales.

Hace años que el periodista concibió esta idea en su cabeza. Quiso aunar sus dos grandes pasiones, su trabajo y el cine, y de esa mezcla salió una "una costosa selección" de más de 120 títulos entre los que podemos encontrar "Primera plana", de Billy Wilder, "El cuarto poder", de Richard Brooks, o "Corredor sin retorno", de Samuel Fuller. Este selecto inventario, recorre la producción cinematográfica desde el Hollywood clásico de los años treinta, hasta nuestros días.

En su libro, el autor desmiembra todos los códigos relacionados con este subgénero: "A lo mejor es arriesgado, pero la gran cantidad de películas que existen relacionadas con el periodismo así lo demuestra" explicaba Mínguez.

Y es que el periodismo, es "el colectivo profesional más retratado por el cine después de los policías", señala el autor el cual opina, que esa predilección que siente el sector cinematográfico por el cuarto poder se debe al atractivo intrínseco de la profesión: "Da juego porque está relacionada con la intriga, la investigación o la fama, elementos que permiten vehicular la acción de forma vistosa" comenta el periodista.

De toda la colección que ha ido confeccionando en este libro, Mínguez no da tanta importancia a la calidad de la película, sino a los distintos enfoques que los films han aportado a la práctica periodística, "Aunque no faltan obras cumbres de la filmografía mundial", matiza Mínguez.

Y no hay duda que en este “subgénero cinematográfico” existe una película que destaca por encima del resto, "Todos los hombres del presidente", que relata la mayor investigación periodística de la historia, que dio como resultado el escándalo Watergate, y que terminó con el mandato de presidente Norteamericano Richard Nixon.

El periodista también señala, que a diferencia del policía, que actúa por obligación, el periodista se mueve siempre en pro de la verdad y en defensa de unos fuertes valores morales, por ello se le llega a retratar como a una especie de héroe moderno. "A lo largo de la historia del cine se ha dado una visión ramplona y vulgar del periodista, retratado como una especie de masa informe que tiende el micrófono a los protagonistas de las películas, como una jauría atolondrada. Hoy, en cambio, hay muchas películas en las que se le ha dotado de seriedad, en las que se muestra al periodista como una persona honesta, un deshacedor de entuertos que combate a los poderes públicos", define el autor.

Sin embargo, esa inclinación que manifiesta el séptimo arte por el sector de la comunicación contrasta notablemente con la pasividad que muestra la cinematografía española, "más centrada en la comedia y en la Posguerra y Guerra Civil" concluía el periodista.