El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura

La novela histórica se puede dividir en dos tendencias: la que prima el argumento sobre la narración de los hechos del pasado y la inversa, es decir, aquélla en la que la trama es mera excusa para analizar con rigurosidad el periodo histórico en que se desarrolla.
‘El hombre que amaba a los perros’, del cubano Leonardo Padura se inscribe en la primera vía. En ella, se elucubra acerca de la trayectoria vital de Trotski y de su asesino, Ramón Mercader, para presentarnos el acercamiento del protagonista, Iván, a su propia realidad y a la de su país.

Dentro del género de la narrativa histórica, se han dado, desde sus orígenes, dos modalidades: de una parte, aquellas novelas que priman la veracidad histórica sobre el argumento, que se convierte así en mera excusa para contar los hechos. Y, de otra, las obras que hacen todo lo contrario, es decir, que utilizan el contexto histórico como mero escenario para narrar la trama que desean presentar y, por tanto, su rigurosidad es menor o nula.

Leonardo Padura

Leonardo Padura

Aunque ambos subgéneros pertenecen a la narrativa, el realmente novelístico es el segundo, ya que el primero no deja de ser otra forma de escribir un libro de Historia con más o menos calidad estilística.

Y precisamente en esa línea –en la de apoyarse en la Historia para escribir una obra de ficción- se ubica ‘El hombre que amaba a los perros’, del escritor cubano Leonardo Padura, novelista que cuenta ya con una amplia trayectoria literaria.

Padura (La Habana, 1955) es conocido por su serie de narraciones policíacas protagonizadas por el detective Mario Conde, constituida, hasta el momento, por seis novelas –desde ‘Pasado perfecto’ hasta ‘La neblina de ayer’-, traducidas a numerosos idiomas y que han obtenido algunos prestigiosos galardones. No obstante, ya había realizado otra incursión en la novela histórica en torno a la figura del poeta José María Heredia: ‘La novela de mi vida’.

Ahora, la Editorial Tusquets publica la mencionada ‘El hombre que amaba a los perros’. En ella se especula con mera intención literaria sobre la vida del caudillo comunista León Trotski, uno de los líderes de la Revolución Soviética de 1917 y más tarde, tras pasar a la disidencia, asesinado por orden de Stalin en México.

Ivan es un veterinario y aspirante a escritor de La Habana que, tras la muerte de su esposa, rememora un suceso de su vida que le dejó marcado: en 1977, conoció a un misterioso hombre que paseaba por la playa con dos galgos rusos. Tras coincidir varias veces, fueron intimando y, como suele suceder, éste le contó cosas de su pasado. Entre ellas se encontraban anécdotas acerca del asesino de Trotski, el español Ramón Mercader, al cual parecía conocer muy bien.

A través de estas confidencias, Iván va conformándose una idea sobre la vida del caudillo soviético y la de su asesino hasta que ambas confluyen en México, en los papeles de víctima y verdugo. Y todo este aprendizaje le servirá para explicarse en buena medida la reciente historia cubana y, aún más, su propia trayectoria vital.

Como puede apreciarse, se trata de una novela intimista, una introspección en la propia personalidad del protagonista, y una reflexión sobre la historia de Cuba. Por ello, sus páginas –quinientas ochenta y cuatro- pueden resultar excesivas al lector ávido de acción. Ello está en función de los gustos de cada uno.

Fuentes:

Web de Editorial Tusquets.
www.cubaliteraria.com/autor/ficha.php?q=Leonardo+Padura&Id=449
Entrevista en Europa Press.

Enlaces:

Para ampliar información sobre el autor:
www.cubaliteraria.com/autor/ficha.php?q=Leonardo+Padura&Id=449