El camino de Steve Jobs, un retrato intimista del genio

Steve Jobs fue un visionario, un genio admirado por muchos que cambió nuestra forma de relacionarnos. Un hombre que supo ver lo que la gente iba a necesitar antes de que la gente misma lo supiese. 'El camino de Steve Jobs' publicado por la editorial Aguilar, retrata el lado más humano del hombre que mejor ha encarnado el sueño americano.

Si hay una persona que estos días nos recuerda la importancia de creer en uno mismo, la fuerza del espíritu de superación y la posibilidad de llegar a tenerlo todo empezando desde la nada, es Steve Jobs. La muerte del cofundador de Apple, víctima de un cáncer, la pasada semana ha acrecentado la influencia y el legado de un hombre que ya en vida era admirado por haber sido capaz de construir un imperio desde el garaje de su casa. Ahora todo ese legado queda recogido en ‘El camino de Steve Jobs’, un libro que llega a las librerías españolas de la mano de la editorial Aguilar.

Portada El camino Steve Jobs

Con una mirada intimista y mucho más cercana al genio de lo que nunca hemos tenido acceso, Jay Elliot, ex vicepresidente de Apple nos cuenta cómo era Jobs en las distancias cortas. De él se ha dicho que era extremadamente cuidadoso con los detalles, perfeccionista, exigente y que tenía la capacidad de saber lo que la gente necesitaba antes de que ellos mismos supieran siquiera que lo iban a necesitar. Era “un visionario genuino, un ejemplo real de ese término que se ha usado demasiado”, explica Elliot.

Conocemos la figura pública del genio, pero son muchos menos los testimonios que tenemos de cómo era en su ambiente de trabajo, cómo se relacionaba con sus compañeros, con sus amigos, con su familia o cómo era el proceso creativo de esos aparatos que hace unos años nadie podía soñar con tener y sin los que ahora no podemos vivir. Y es que, para bien o para mal, Steve Jobs cambió el modo en que se concebían las empresas y las organizaciones creando un nuevo modelo de trabajo que iba mucho más allá de la ambición por conseguir dinero.

Y , como no podía ser de otro modo, el modo en que afrontó las vicisitudes, no sólo el cáncer, contra el que luchó desde 2004, cuando apenas le habían dado unos meses de vida, sino también el golpe que supuso para él ser despedido de su propia compañía, Apple, en 1985. No se rindió. Con una fuerza que ni siquiera podrían soñar los guionistas de Hollywood, Jobs se recuperó del golpe. Puso en marcha una nueva empresa, NeXT, y compró Pixar, que fue una nueva fuente de éxitos, en el campo de las películas animadas por ordenador. 'Toy story', el mayor éxito de taquilla en 1995, fue el primer eslabón en esa nueva cadena de éxitos. En 1997 Steve Jobs volvía  a Apple, tras la adquisición de Next por parte del gigante de las comunicaciones, como director general de la compañía.

'El camino de Steve Jobs' es, en definitiva, el retrato de un hombre que personificó más que nadie que el esfuerzo, bien manejado, siempre acaba por dar recompensas. Un homenaje al genio al que la sociedad de hoy debe tanto.

Imagen facilitada por Aguilar

Fuente: Editorial Aguilar