Consejos para almacenar libros en cajas

Es importante evitar la humedad

Existe un eterno debate acerca de si es mejor leer libros en papel o en formato electrónico. Lo cierto es que no hay una respuesta universal a esta cuestión ya que depende de las preferencias de cada persona. Es innegable que el libro electrónico resulta mucho más cómodo a la hora de llevarlo de un lado a otro, pero hay quienes se niegan a renunciar al olor del libro de papel, así como al placer de pasar las páginas.

Si tú eres de los que prefieren los libros de papel, seguro que con el paso de los años has acumulado muchos en casa. Pues bien, es el momento de guardar algunos en cajas. Lo primero es seleccionar diferentes tamaños de cajas, de forma que puedan cerrar de manera adecuada.

Libros limpios

Del mismo modo que cuando guardas ropa de una temporada para otra, lo primero y más importante es que te asegures de que todos los libros están limpios y libres de polvo. De lo contrario, retíralo con una bayeta seca o un plumero.

Quizá en alguna ocasión has dejado marcadores, trozos de papel o clips en el interior de los libros. Recuerda que este tipo de objetos pueden dejar una marca en las páginas del libro, e incluso dañarlo por completo. Tienes que asegurarte de que no hay nada.

Meter los libros de cajas

A la hora de meter los libros en las cajas, como resulta lógico, los más pesados tienen que estar planos en el fondo. Los más ligeros puedes colocarlos encima de manera vertical. Alterna bordes y lomos para que no se deformen. Ni se te ocurra meter los libros dentro de bolsas de plástico porque podrían dañarse.

Almacenaje

Guardar las cajas con los libros en el interior en sótanos o garajes no es la mejor de las opciones porque son espacios en los que hay mucha humedad y, además, los cambios de temperatura son constantes. También es esencial que estén lejos de la luz solar, porque ésta deteriora el papel.

Para evitar el moho y la humedad dentro de los libros, revisa que el espacio de almacenamiento no presente ninguna filtración de agua.

Estos son los principales consejos que debes poner en práctica para almacenar los libros en cajas. Una vez los tengas listos, no te olvides de ellos. Revísalos de vez en cuando, y sácalos para retirar el polvo que se haya acumulado.